27 nov 2020

Crecimiento personal y emprendimiento digital

Conocerse a nosotros mismos es muy importante y es un trabajo diario. Es bueno aprender a disfrutar del presente. Sin embargo, ignorar nuestro pasado no es una opción. (Fuente: Elaboración propia).

El crecimiento personal también implica revisar y reconciliarnos con nuestro pasado familiar, personal y sentimental. Es necesario revisitarlo de vez en cuando, sobre todo el nuestro personal y sentimental. Debemos dedicarnos tiempo a nosotros mismos tanto para los recuerdos agradables como para los agridulces.

Se habla mucho de escribir páginas matinales y de la terapia de la escritura de un diario. La primera técnica no la he practicado y la segunda lo he intentado varias veces sin llegar nunca a sentirme cómoda.

Hay varias maneras de trabajar con esos recuerdos que de pronto regresan años después y te desastibilizan. Una es no silenciarlos y reflexionar sobre ellos, quizá tus recuerdos estén sesgados. Otra es hablar de ello con alguna persona de confianza a la que hayas conocido tiempo después. Por último, coge boli y papel y escribe sobre tus sentimientos y emociones de entonces.

La escritura a mano de lo que sentiste en aquel momento te ayudará a cerrar aquella etapa. Hacerlo en tercera persona y en pasado es perfecto para tomar distancia y perspectiva. Y si sabes y quieres hacerlo, también sería recomendable que pudieses contextualizar dicho acontecimiento dentro de tu vida y crecimiento personal.

? Texto e imagen publicados en Instagram el 23 octubre 2020

Hacía mucho tiempo que no iba a una librería y una novela me atraía nada más verla. Eso me pasó ayer por la tarde y con la que ilustro esta publicación. (Fuente: Elaboración propia).

Su título y el diseño de su portada me llamaron la atención. Leí su sinopsis y esta me conquistó. Aún no había leído el nombre de sus autores y no me había fijado en su faja con la recomendación de María Pombo. No había descubierto nada de este libro en ninguna de las redes sociales en las que estoy ni en los blogs de Literatura a los que de vez en cuando les echo un vistazo.

Ha sido una compra a ciegas. No soy seguidora de ellos ni de nadie de su círculo de amistades en ninguna red social. Apenas sigo a influencers de moda y belleza. No sé casi nada de ellos, salvo algunas cosillas que me han contado gente cercana que los sigue.

Sí, son influencers, tienen veintipocos años y proceden de familias muy bien posicionadas a nivel socioeconómico. Sería fácil prejuzgarlos, quedarnos sólo en lo superficial y caer en tópicos. Sin embargo, he decidido darles una oportunidad para descubrir su historia personal y su estilo narrativo. Quizá estamos ante unas promesas de la narrativa española.

En estas horas he investigado un poco sobre ellos y su novela debut. Me ha sorprendido su honestidad y naturalidad. Me parecen mucho más sinceros y transparentes que muchos de los influencers veinte y treintañeros que han surgido en los últimos años en los sectores del marketing y el crecimiento personal.

Las biografías de estos últimos son demasiado largas y con muchos detalles que no encajan. Me refiero a aquellos que hablan de sus inicios o puntos de inflexión en su trayectoria en la veintena y en los peores años de la crisis de 2008. La mayoría de ellos son de mi edad más o menos, es decir superamos ya los 30 por pocos años. Al comparar sus trayectorias con la mía y las de compañeros del colegio, la facultad o la Erasmus es cuando me encajan aún menos.

? Texto e imagen publicados en Instagram el 25 octubre 2020

Las imágenes que un emprendedor debe mostrar en Instagram han de ser profesionales y en apariencia naturales. Esta no lo es. Lo sé. (Fuente: Elaboración propia).

Hace ya algunos años que apenas veo fotos espontáneas en redes sociales. Han convertido lo más cotidiano en algo artificial y demasiado idealizado. Ya casi ninguna de ellas recuerda lo que significaron las redes en sus inicios.

Sí, sé que los que hace una década éramos aún universitarios, ya superamos los 30. Hemos crecido y nuestras preocupaciones han cambiado. Es lógico que no hagamos ni mostremos ciertas situaciones. Sin embargo, sorprende que los que ahora están en la veintena sólo publiquen imágenes muy estudiadas y poco realistas.

Echo de menos la espontaneidad y la improvisación. Apenas las observo en las imágenes y textos que publican los emprendedores digitales, sobre todo, en aquellos que no llegan a los 30.

¿Es tan importante planificar todos tus contenidos con meses de antelación? ¿Es necesario estudiar y maquillar lo que mostrarás de tu cotidianeidad en las redes? ¿Eres un mal emprendedor si haces lo contrario a la estandarización que se observa en las cuentas más profesionales de las redes sociales?

Mi respuesta a esas preguntas es NO. Prefiero ser yo misma y que quien me descubra me reconozca por el estilo de mis textos e imágenes. Cuando alguna vez me he sumado a las tendencias o he intentado seguir alguno de los consejos que se pueden encontrar en Internet, no me he sentido yo misma y me he llegado a frustrar como emprendedora.

La Elena de esta foto estaba de Erasmus y decía que nunca opositaría ni tampoco sería funcionaria. Lo comento porque esas negaciones tan tajantes pueden convertirse en tu realidad. Al menos ha sido así en mi caso.

Este 2020 está siendo muy complicado y aún nos quedan algunos meses así. No es el mejor momento para empezar una nueva etapa profesional e ilusionarte. Sin embargo, las dificultades nos ayudan a conocernos mejor, a mostrarnos una faceta de nosotros mismos que desconocíamos y a crecer.

Este 2020 (y seguramente también 2021) nos ha enseñado a hacer planes a muy corto plazo, aceptar las situaciones como llegan y saber adaptarnos e improvisar.

📸2009

?  Texto e imagen publicados en Instagram el 6 noviembre 2020

Cuando emprendes, uno de los primeros detalles a los que tienes que prestar atención es la identidad corporativa. Has de pensar en lo que te define como marca y elegir un diseño, tipografía y colores que puedan describirla. (Fuente: Elaboración propia).

Lo ideal es hacer una pequeña investigación de las de tu sector profesional y de diseñadores gráficos. También sería recomendable buscar y analizar la de otros sectores y que estos sean diversos entre sí. Estudiemos las identidades corporativas de los contactos profesionales que vayamos haciendo en nuestra carrera emprendedora y también de las marcas que descubramos durante nuestra propia trayectoria.

Busquemos una identidad con la que nos sintamos cómodos y nos identifique. No nos ciñamos a las normas que rigen nuestro respectivo sector. Vayamos más allá. Leamos y estudiemos todo lo que encontremos en Internet sobre identidades corporativas y storytelling: páginas web, guías gratuitas, publicaciones en redes sociales, etc. Y lo más importante busquemos feedback a la hora de crearla y cuando ya esté diseñada.

Esta imagen es una versión beta de mi identidad corporativa. Se trata de una marca personal donde se destaca que se trabaja con textos. La a es la letra más característica del alfabeto que se eligió para el diseño. También es un reflejo de mi faceta como historiadora. Es una identidad con la que aún me identifico, aunque ya no tanto como cuando empezó este 2020 tan extraño y complicado.

Quizá la razón por la que ya no me identifique tanto con esta identidad sea haberme reencontrado en los últimos meses con la Elena arqueóloga. Siento que ha llegado el momento de revisarla y redefinirla. Ahora busco que esta incluya detalles gráficos que puedan asociarse con la Arqueología y donde destaque más mi apellido que mi nombre.

? Texto e imagen publicados en Instagram el 10 noviembre 2020

Cuando haces una auditoría interna de tu proyecto emprendedor, hay que ser honesto y arriesgar. Es una etapa interesante para mirar hacia adentro y conocerse mejor a uno mismo. (Fuente: Elaboración propia).

Es buen momento para tomar distancia e intentar vernos como potenciales clientes de nosotros mismos. ¿Cómo nos gustaría que nos tratasen? ¿Cómo sería esa atención al cliente que nos haría sentir cómodos y confiar en lo que nos ofrecen? ¿Nos fiamos de aquello que mostramos a los demás en Internet? ¿Hay algo que no nos encaja y nos hace desconfiar?

En marketing se habla mucho del cliente ideal. Un concepto abstracto e idealizado. La mayoría de las veces parece un reflejo algo maquillado del propio emprendedor en varias etapas de su vida. Algo que se percibe muy bien cuanto más largos e innecesarios son los textos de las distintas secciones de sus páginas web.

En el emprendimiento digital se ha impuesto la urgencia y la necesidad de contestar al momento. Eso no debe ser así. No deberíamos exigir a otros profesionales logos, fotos, textos o páginas web para ayer. Estas pueden esperar semanas o meses y aprovechar ese tiempo para trabajar otras cuestiones como las creativas, las administrativas o la atención al cliente.

Tratemos a los potenciales colaboradores y/o clientes como nos gustaría que nos tratasen a nosotros. Ejemplifiquemos con el respeto y la educación hacia ellos. Evitemos justificarnos si no contestamos de manera inmediata y no saturemos sus bandejas de entrada durante un lanzamiento. Escribamos correos que sean concisos y con un lenguaje formal y adecuado a un contexto profesional.

Somos emprendedores, pero apenas conocemos a esos posibles colaboradores y/o clientes. Con la mayoría apenas hemos tenido contacto por Internet, son pocos con los que hemos intercambiado algunas palabras a través de una pantalla y muchos menos a los que hemos desvirtualiazado. Desconocemos sus circunstancias y el contexto en el que se enmarca su crecimiento personal, al igual que ellos el nuestro. Es un error decirles cómo han de rellenar el formulario que le enviamos o el curso gratuito que realicemos.

? Texto e imagen publicados en Instagram el 21 noviembre 2020

 

7   Enlace a mi Instagram: https://www.instagram.com/elevelarde/

 

22 nov 2020

Hablemos sobre reseñar novelas

Hay decisiones que son un poco difíciles. Sin embargo, llega un momento que hay que tomarlas y comunicarlas. (Fuente: Elaboración propia).

He decidido no preparar ni publicar más reseñas en el blog. Tampoco publicaré fotos de novelas ni escribiré breves comentarios con mis impresiones. No lo haré en el blog y esa decisión incluye también a la página de Facebook, Goodreads e Instagram.

Sé que hace unos meses publiqué una entrada en el blog donde comentaba que introduciría cambios en las reseñas. Llevo meses postergando y sin encontrar huecos para preparar las que tengo pendientes de mis lecturas de 2020. Hace ya un tiempo que empecé a sentirlo como una obligación.

Mi decisión no es sinónimo de dejar de leer, al contrario. Ahora quiero leer sólo por placer y para disfrutar y desconectar. Más ahora que he empezado una nueva etapa profesional y estoy en proceso de adaptación.

Continúo y afianzo mi decisión de los primeros meses de 2020. Me refiero a apostar por autores noveles, editoriales independientes y librerías de barrio. También a la de volver a leer clásicos y combinar la lectura de novedades con las de aquellas novelas que se publicaron hace ya unos años.

A continuación dejo una lista de aquellos que ya he leído este 2020 (o en años anteriores) y de los que tengo en casa aún pendientes (y aquellos a los que también me gustaría leer en los próximos meses):

- : @alejandraparejo@dianadepz@juampacuevas@tonigasa@mariagdejaime@tomasparamo o @xpgigirey.
- 📖: 
@editorialbarrett@edicioneslabnar@editorialmilenio@depocaeditorial@edieciseis o @editorial_impedimenta.
- 📚: @libreriapalas@libreria_boticadelectores@enlacasatomada o @espacio_caotica.

19 oct 2020

Día de las Escritoras, asesoría histórica y crecimiento personal

La sociedad occidental actual está muy centrada en la inmediatez y el presente. Un reflejo de ellos son las redes sociales y los negocios que han surgido enfocados en el crecimiento personal. (Fuente: Leticia Velarde).

Estos últimos desechan el pasado, sobre todo el personal, familiar y sentimental. Es un error porque ha sido ese pasado y esas experiencias vividas el que nos ha construido como personas. Tampoco hay que evitarlo ni olvidarlo porque la vida es cíclica y nunca sabemos cuándo este podrá reaparecer. Mi consejo es que lo conozcamos en mayor o menor profundidad y que tengamos una buena relación con él.

La novela que estoy leyendo en la fotografía trata sobre esto. Habla sobre una relación que surgió en el pasado, se reencuentran en el presente años después y construyen algo juntos para crear un futuro. Ese pasado en común sólo es un punto de partida, pero la relación del presente surge desde cero. Esas personas han cambiado en esos años, al igual que sus circunstancias, y eso les obliga a conocerse otra vez de nuevo.

Esta novela es un pequeño paralelismo de lo que es la Historia. Esta última es cíclica y ciertos acontecimientos son más o menos recurrentes. Conocerlos en mayor o menor profundidad nos ayudará a entender nuestro presente como sociedad e intuir que puede pasar en el futuro.

Las redes sociales tienen muchas ventajas, pero también claroscuros. Poco se habla de estos últimos. Apenas hay novelas que los traten. (Fuente: Elaboración propia).

Esta novela fue pionera y lo interesante es que noveliza la experiencia de su autora. En sus páginas encontramos reflexiones sobre Instagram, el mundo influencer y la desconexión digital. En sus páginas leemos sobre extremos, pero lo ideal sería aprender a poner límites a nuestro yo en redes sociales y evitar publicar detalles de nuestras vidas personales, sobre todo si hay terceras personas implicadas.

Esta novela trata una de las cuestiones que más se habla en el mundo laboral en los últimos años: la necesidad de construirse una buena marca personal en redes sociales. Es un requisito casi esencial para escritores, influencers y emprendedores. Sin embargo, hay que tener cuidado e intentar poner límites entre tu vida profesional y personal tanto en Internet como en tu día a día.

Una de las ventajas de las marcas personales es que te acercan al potencial cliente y les permite tratarte de manera cercana. A mí como emprendedora es un detalle que me gusta mucho porque te permite hacer contactos profesionales con esa persona en concreto a través del correo electrónico, las redes sociales o un evento presencial. Sin embargo, lo veo un inconveniente cuando se empieza a crear equipo y para contactar con el creador de la marca personal hay que pasar la criba de un intermediario.

Otra ventaja de la presencia de marcas personales en redes sociales es que te permite compartir tus conocimientos, experiencias y reflexiones sobre un determinado sector. En mi caso me permite acercar la Arqueología y la Historia desde perspectivas y enfoques diferentes al académico y al divulgativo más tradicional.

Las marcas personales también hay que trabajarlas con una página web y un blog. Se debería empezar por aquí y que las redes sociales las complementasen. ¿Qué contamos en ellas sobre nosotros? Lo justo y necesario. Mejor pocos párrafos que demasiada información sobre tu trayectoria, tus problemas de ansiedad, tus aficiones o detalles de tu vida personal y familiar. Esto último resta y apenas aporta, al menos a mí.

¿Cómo deben ser los textos de la página "Sobre mí" de tu página web y/o tu blog? Concisos y escuetos. Evita explicaciones y ejes cronológicos. Da sólo unas pinceladas de tu trayectoria y céntrate en tus inicios. (Fuente: Elaboración propia).

Busca y analiza la de otros emprendedores. En ellas encontrarás de todo. Suele haber concisión en la de los escritores, historiadores y arqueólogos. También podríamos incluir en ella a algunos fotógrafos y diseñadores. Sin embargo, los copywriters y los mentores de marketing y crecimiento personal suelen contar mucho más de lo necesario.

Este último ejemplo es bastante curioso. Se les puede considerar un poco la élite actual del emprendimiento digital. Son ellos los que están marcando las pautas que han de seguir el resto de emprendedores con sus marcas personales. Trasladan las ideas que triunfan en Estados Unidos sin reflexionar sobre si encajarán en un contexto europeo y casi sin adaptarlas a la actual situación de los españoles.

Sus páginas web, newsletter y publicaciones en redes sociales contienen tanto texto que se pueden analizar muy bien desde una contextualización histórica. Son interesantes algunas de las conclusiones que he sacado de lo que han escrito y de lo que callan.

La mayoría de ellas son mujeres y lo más seguro es que provengan de un sector socioeconómico alto. Se suelen dirigir a mujeres con bastante nivel adquisitivo y que se sientan inseguras consigo mismas. Buscan a personas que necesitan planificar todo al detalle y a las que haya que dirigirles paso a paso a la hora de tomar decisiones. Esos clientes pueden ser un reflejo de ellas mismas.

Su perspectiva del emprendimiento femenino también es interesante de estudiar. Buscan que se las valore como profesionales y que los hombres la consideren como tales. Sin embargo, los suelen excluir a ellos al dirigirse a su audiencia en femenino, al elegir el rosa como color corporativo y al hacer networking casi siempre sólo con mujeres.

Yo misma he cometido algunos de los errores que comento en esta publicación. Gracias al feedback y los consejos de otros emprendedores, pude enmendarlos y aprender de ellos. Así es como creceremos como personas y como profesionales.

En el último par de años he sido muy crítica en mi blog con un determinado patrón de novela, cuyas representantes más conocidas son las autoras de esta fotografía. En su momento me llegaron a decepcionar. Sin embargo, me han sorprendido cuando les he dado una segunda oportunidad tiempo después. (Fuente: Elaboración propia).

Ellas como escritoras se dejaron influenciar por las modas literarias que llegaban a España desde los Estados Unidos. Aunque sus tramas y personajes estaban mucho mejor construidos, llegó un momento en que estas parecían casi calcadas.

Estas mismas autoras han hecho autocrítica y han reconocido que se acomodaron y empezaron a escribir para contentar las exigencias de sus lectores. Se olvidaron de sí mismas y de escribir sólo para ellas. Eso les afectó tanto que estuvieron meses sin escribir.

Las novelas que han escrito tras ese parón son más intimistas y se centran más en los sentimientos y las emociones. Mantienen su estilo cotidiano donde lo importante son los detalles. Son lecturas que no ahondan en explicaciones y dejan al lector recrear la situación con la poca información que dan de su contexto.

Estas novelas son perfectas para reflexionar sobre crecimiento personal y nuestra relación con los demás. Están escritas en primera persona y nos hablan de los demás según la percepción de un personaje en concreto. También muestran lo importante que es el lenguaje no verbal y la información que dan las miradas, los gestos e, incluso, los silencios. Es así como surge la complicidad, la seguridad y la confianza entre dos o más personas. Con las palabras esto no se logra.

5 oct 2020

Estoy en #Instagram


No había contado por aquí que desde hace algunas semanas también estoy en Instagram. ¿Te animas a descubrir mi faceta más arqueológica e histórica? En ella también descubrirás mi Storytelling y temáticas de crecimiento personal relacionadas con la Historia y la Arqueología.

La puedes descubrir aquí: https://www.instagram.com/elevelarde/ y en esta entrada os voy a compartir mis dos entradas más significativas hasta el momento.

Al tener un blog y/o estar en redes sociales, pensamos con bastante ingenuidad que lo que validará nuestro trabajo es tener una gran cantidad de visitas y seguidores. En apariencia nuestras publicaciones le interesan a muchas personas y a veces dejamos que esto influya en nuestra autoestima. Sin embargo, mis mayores gratificaciones me han llegado del ámbito offline o de la combinación de lo digital y lo analógico. (Fuente: Elaboración propia),

Mi blog tiene más de 8 años y la mayoría de las veces tengo la sensación de que a nadie le interesa lo que publico en él. Intento que no me afecte y me quedo con las pequeñas alegrías que a veces me da. Esas que no se solicitan y que llegan cuando no las buscas. Recomendaciones a mi blog en alguna red social, menciones al mismo en los “Agradecimientos” de una novela o que en una conversación cara a cara otra persona lo cite para recomendarlo o hablar sobre el trabajo que hago en él. También esas palabras de aliento para no abandonar el blog cuando he mencionado mi intención de hacerlo en algún mal momento personal.

A veces aparecen las dudas y me crea inseguridad que mi estilo crítico e incómodo pueda llegar a molestar a determinados profesionales de los sectores de la Edición, la Historia, la Arqueología y/o la Comunicación. Sin embargo, todo cambia cuando comento el tema con familiares, amistades o contactos profesionales de confianza. La perspectiva cambia al leer y/o escuchar su feedback, así que aprovecho esta publicación para agradecerles su apoyo, su crítica constructiva y sus sugerencias. Sí, esas que me llegan a través de la mensajería instantánea, un correo electrónico, una llamada de teléfono o en una charla tras un evento con o sin compañía de bebida y comida.

Si tienes un proyecto emprendedor, cada cierto tiempo es necesario hacer una revisión del mismo. Antes de hacerlo, se debería hacer un buen trabajo de crecimiento personal y de networking con profesionales de tu sector, pero también de otros sectores. (Fuente: Elaboración propia).

Para mí ha sido fundamental redescubrir, reencontrarme y reconciliarme con la Elena arqueóloga (y en parte con la Elena universitaria). Una Elena a la que le apasionaba la metodología arqueológica, las Historias de la Vida Cotidiana y la Mujer, y las Cuatro Villas de la Costa en época medieval.

La revisión y rediseño de tu marca personal debe empezar con una Auditoría Interna hecha por uno mismo. ¿Cómo hacerlo y qué elementos revisar? Con un documento Word o similar y analizar, entre otros detalles, los siguientes:

📝 Storytelling (incluye copywriting).

🎭 Identidad corporativa.
📷 Fotografía corporativa.
💻 Página web corporativa.
🗞 Estrategia de Comunicación.
📇 Tareas administrativas.

Os dejo algunas recomendaciones de emprendedores:
💬Mentores: @luciajimenezvida@violeta_lujan@martinamaresme@noe_gil_loef@elilorente_ y @judit_cat.
📝Copywriters: @patricia.campos.martinez@luacelas@copymelo@redactorapuntonet@mimusacopy@beatrizbleu y @somoserratas.
🎨Diseñadores gráficos: @andreampros.design@patriciapl_design@leblue_estudio y @thevisualcorner.
📷Fotógrafos: @susana_torralbo@minabarrio y @tania_cervian.
💻Diseñadores web: @soymarinarodrigo@glopdesign@melonblanc
🗞Periodistas: @versanalidad@eliromero_co y @reporteraliteraria.