19 sept. 2012

"El diablo viste de Prada" (Lauren Weisberger)

(Leído en agosto de 2012)
(Fuente: Elaboración propia).
Hoy le toca el turno a un best-seller que tiene una versión cinematográfica y donde se vuelve a dar el caso de que la novela supera con creces a la película. Mientras la leía me ha resultado muy difícil no identificar a Andrea (Andy) Sachs, la protagonista, y a Miranda Priestly con las actrices Anne Hathaway (Princesa por sorpresa, Princesa por sorpresa 2, La joven Jane Austen, Guerra de novias, Alicia en el País de las Maravillas, Amor y otras drogas, y Los Miserables) y Meryl Streep (Nueva Jersey, 1949), respectivamente.
La protagonista es una joven de 23 años recién licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Brown que entra a trabajar en Runway, la revista de moda más prestigiosa de los Estados Unidos, como segunda ayudante de su directora con una talla 38 mientras que sus compañeras de trabajo están casi todas anoréxicas. Tiene una hermana mayor que vive en Houston con su marido y que tendrá un hijo a lo largo de la novela, y un novio con el que lleva tres años y que es profesor de uno de los colegios más problemáticos del Bronx neoyorquino, sin embargo, en la película se llama Nate, es chef y comparte apartamento con Andrea. Su mejor amiga (Lily) a la que conoció en octavo, es licenciada en Literatura Rusa, está haciendo el doctorado en la Universidad de Columbia y tiene problemas con el alcohol.
La historia se desarrolla en Manhattan aunque durante algunas páginas viajamos al pueblo natal de Andrea en Connecticut y a París para asistir a los desfiles de prèt-â-porter de primavera – verano que tienen lugar en el mes de octubre. También se citan lugares como España, India, Texas, Milán y Londres.
La historia está escrita en primera persona desde el punto de vista de Andrea que nos narra cómo es su vida y su trabajo donde tiene jornadas laborales de 14 horas como mínimo, que no le dejan tiempo para tener vida personal. Tengo entendido que el libro está basado en hechos reales, lo que ha hecho que lo haya con bastante interés y me haya dado cuenta de que si lo hubiese leído con veinte años no me hubiese percatado de muchos matices.
Lauren Weisberger se basó para escribir su primera novela (El diablo viste de Prada), publicada en abril de 2003, en su experiencia como asistente de Anna Wintour en la revista Vogue USA. Nació en el estado de Pennsylvania el 28 de marzo de 1977, se graduó en 1999 y en la actualidad vive en Nueva York. Tras graduarse viajó por toda Europa, Israel, Jordania, India, Nepal y Hong Kong. (Fuente: https://www.facebook.com/#!/lauren.weisberger).
La novela es muy actual con muchísimas menciones de marcas de ropa, sobre todo, de lujo: Armani, Fendi, Gucci, Tommy Hilfiger, Dior, Bulgari, Louis Vuitton…; y de personajes famosos: Gwyneth Paltrow, Jennifer Aniston, Brad Pitt, Karl Lagerfeld, etcétera. Me ha llamado la atención que la autora cite Abercrombie and Fitch (marca que yo descubrí en abril de 2009), como una marca accesible al americano medio cuando en Europa es una marca de lujo. En la novela también se citan los cafés del Starbucks.
El diablo viste de Prada te hace reflexionar sobre la esclavitud maquillada que existe en algunos trabajos, el mundo de la moda y la anorexia. Según esta novela, trabajar en una prestigiosa revista de moda te obliga a tener una talla 34 – 36, ir vestida por los mejores diseñadores e ir al trabajo con tacones de Jimmy Choo, Manolo Blahnik o Christian Louboutin de 10 centímetros que, hoy día, deberían ser de 12 centímetros o peep-toes de esa altura con dos o tres centímetros de plataforma.
Portada de la página web oficial de Lauren Weisberger: http://www.laurenweisberger.com/ (está sin actualizar desde el mes de septiembre de 2010), donde se pueden observar dos stilettos y dos peep-toes de unos 10 centímetros de altura y que son las portadas de las cuatros novelas que hasta el momento ha publicado Lauren Weisberger, quien ha de tener cierta obsesión con los tacones de aguja. A mí personalmente me gustan más los peep-toes que los stilettos y también me resultan mucho más cómodos. (Fuente: Elaboración propia).
Andrea describe a sus compañeras de trabajo como mujeres obsesionadas con la delgadez, que piensan que le sobran kilos y que la talla 38 es sinónimo de gorda cuando tener una talla 38 – 40 es sinónimo de estar delgada y sana como intenta demostrar la pasarela Cibeles. Por desgracia, esa imagen de la talla 34 – 36 aún te la encuentras en muchas modelos de las pasarelas internacionales y en las dependientes de la tienda de Abercrombie and Fitch de Londres. El primer caso de anorexia documentado es el de la emperatriz Sissí en el siglo XIX, que fue anoréxica toda su vida, incluso cuando estaba embarazada. Algunos ejemplos de famosas anoréxicas serían la princesa Victoria  de Suecia a finales de los años 90, la cantante Geri Halliwell de las Spice Girls y la modelo Nieves Álvarez.
Es muy interesante leer cómo es la evolución de Andrea de una chica que viste como la mayoría de las jóvenes de clase media a la de una mujer sofisticada que va al trabajo con un vestuario que cuesta como mínimo 1000 dólares y con tacones de aguja de 10 centímetros. Es curioso ver como la redacción le prepara un  exhaustivo informe de vestuario y maquillaje para todos los posibles eventos que pueda tener durante la Semana de la Moda de París, incluidos los viajes de ida y vuelta desde el JFK al aeropuerto Charles de Gaulle, y con el que cualquier chica se agobiaría nada más echarle un vistazo. Durante ese año que Andrea trabaja para Miranda Priestly madurará mucho y cambiará bastante pero en el fondo siempre será la misma, lo que hará que no se convierta en una persona superficial, frívola y que se crea superior a los demás.
Cuatro de los looks que la actriz Anne Hathaway (Brooklyn, Nueva York, 1982) lleva en diferentes escenas de El diablo viste de Prada, película que se estrenó en 2006, producida por Estados Unidos y Francia, con una duración de 103 minutos y un presupuesto de 35 millones de dólares. (Fuente: Facebook).
Entre sus páginas encontramos muchos flashbacks que son recuerdos de Andrea de su época del colegio o del college, de los inicios de su amistad con Lily, del medio año  que pasó entre que se licenció y decidió empezar a echar curriculums como escritora por diferentes revistas y periódicos de Nueva York, de su viaje por Europa que hizo para conocerse mejor a sí misma antes de enfrentarse al mundo real, etcétera.
Andrea me ha parecido una mujer muy valiente como cuando fue capaz de mandar a la mierda a su jefa, Miranda Priestly, durante uno de los desfiles de París pero también como al poco tiempo de ser despedida de Runway escribió un par de relatos contando su experiencia. Su relato de 2000 palabras, escritos en un par de horas, sobre una adolescente excesivamente obsesionada por ingresar en la Universidad y que se olvida de su familia y amigos será seleccionado para que se publique en la revista Seventeen Magazine, que es del estilo de las ya desaparecidas revistas españolas para chicas adolescentes: YOU y Ragazza (cuyo último número que llegó a los quioscos fue el del mes de abril de 2012) o Super Pop (Super Pop.es desde el 8 de mayo de 2011) y Bravo en versión quincenal (las dos últimas aún se pueden encontrar en los quioscos).
Portada de la revista Seventeen del número del mes de marzo de 2010. La revista se publica en los Estados Unidos desde el mes de septiembre de 1944. (Fuente: Wikipedia).

Valoración “El diablo viste de Prada” (Lauren Weisberger):
8/10

6 comentarios:

  1. ¡Hola, Elena!
    Soy Laura.

    No he leído la novela que mencionas, pero sí he visto la película un montón de veces. Reconozco que el ritmo del film me gusta, aunque el tema que trata no es para nada mi estilo.

    ¡un beso! ^^

    ResponderEliminar
  2. A mí también me gustó muchísimo más la película y el libro fue una pequeña decepción, es entretenido pero al haber visto la peli antes pierde mucho
    besos

    ResponderEliminar
  3. @Laura Dale una oportunidad al libro. ;-)

    @Tatty Yo también he visto la película antes de leerlo y en líneas generales me gusta más el libro.

    ResponderEliminar
  4. El mejor personaje es el de Meryl Streep, pero también destaca Rich Sommer de Mad Men y Emily Blunt, son muy buenos actores.

    ResponderEliminar
  5. Holaa!!!! Me ha encantado tu reseña, muy trabajada con información muy interesante que buscaba y no encontraba.
    El libro lo leí hace tiempo y me apetecía volver a leerlo y la verdad es que me gusta incluso más. Enloquecí cuando me enteré que estaba basado en Anne Wintour, me encanta cuando se destapa hechos así, mi única pega es que quizá debería haber profundizado más en el tema, lo deja bastante abierto y eso ha hecho que en la peli no lo dejen claro.
    Besossss :*

    ResponderEliminar
  6. @Mariana Hernández Es verdad que Meryl Streep está fantástica y que Emily Blunt también está bien. Yo creo que Anne Hathaway también hace un buen papel. Un saludo, Elena Velarde.

    @Salma(: Hace unos meses vi un reportaje sobre el trabajo que hacía en "Vogue USA" que me pareció bastante interesante. No me importa volver a ver la película pero no creo que haga lo mismo con la novela. Me llama la atención la secuela "La venganza viste de Prada" y me gustaría darle una oportunidad.

    ResponderEliminar

Aquí puedes escribir lo que pienses, opines, etcétera sobre la correspondiente entrada pero siempre con respeto. Se borrarán los comentarios que sean ofensivos, difamatorios o spam y aquellos que quieran aprovechar este blog para publicitarse.