10 sept. 2012

"Scusa ma ti chiamo amore" - "Perdona si te llamo amor" (Federico Moccia)

(Leído entre junio y julio de 2012)
Portada italiana de la edición especial que en el mes de abril de 2009 publicó la editorial BUR Big con la carta que Alex le escribe a Niki mientras ella está viajando por Grecia con sus amigas del instituto tras aprobar la Selectividad y antes de empezar la Universidad a finales de septiembre. La portada es muy similar a la española y en ella encontramos la foto de un faro, unas líneas que reflejan las olas del mar y el dibujo esquemático de unas gaviotas volando en el cielo. (Fuente: Elaboración propia).
Hoy le toca el turno a la reseña de una historia de amor de casi 700 páginas, cuyos protagonistas son una adolescente de 17 años (Niki Cavalli), que está a pocos meses de cumplir la mayoría de edad y de hacer la Selectividad (el esame di maturità italiano), y un joven publicista de 37 años (Alessandro Belli), al que le acaba de dejar su novia de toda la vida (Elena). La historia se desarrolla en Roma aunque durante algunas páginas viajamos a los Alpes austríacos, París y diferentes lugares de Grecia.
La historia está escrita en presente y alterna la primera y la tercera persona. Usa un lenguaje coloquial con presencia de algunas palabrotas, del argot de la juventud de la Italia de hoy día y al particular manera de expresarse de aquellas personas que habitan los suburbios de Roma. Ignoro si todo esto se ve reflejado en la traducción española.
Federico Moccia es guionista cinematográfico y eso se nota mucho en su manera de afrontar la escritura de una novela. Los capítulos suelen ser cortos aunque de extensión variable y parecen escenas de una película. Las descripciones de lugares recuerdan mucho a los itinerarios que se encuentran en las guías de viajes y para los que hayamos estado en Roma, es un placer volver a viajar a las calles y monumentos de la ciudad eterna. Los diálogos no tienen los característicos guiones, están entrecomillados y a veces es difícil saber quién está hablando, ya que Moccia suele omitir las referencias al respecto.
La mayor parte del libro está centrada en contarnos la historia de amor entre Niki y Alex, y el final se resuelve con cierta rapidez y como suele suceder en cualquier comedia romántica. La frase que da título al libro la encontramos siendo el broche final del capítulo 58 poco antes de llegar a la mitad del libro y habiendo sido expresada por Niki. Es el mismo estilo narrativo que ya nos hemos encontrado en Tre metri sopra il cielo (A tres metros sobre el cielo) y Ho voglia di te (Tengo ganas de ti) pero mejorado y escrito con un poco más de madurez, algo que también se observa en la trama y en la construcción de los personajes. Si no habéis leído nada de Federico Moccia y os gusta el género romántico, recomiendo empezar por Perdona si te llamo amor aunque advierto que os vais a encontrar con muchas referencias de marcas comerciales y de letras de canciones.
Habrá personas que no leerán esta novela porque tendrán prejuicios al pensar que las diferencias de edad dentro de una pareja acabarán destruyéndola y que una historia así en la vida real no existe siendo propia de las páginas de la literatura rosa y de las revistas de cotilleo. Yo conozco el caso de una pareja donde ella apenas habría superado los veinte años cuando se conocieron y donde él, viudo, es 23 años mayor que ella, y que hoy día sigue junta y tienen un hijo de tres años. Mientras leía Perdona si te llamo amor, me he acordado mucho de esta pareja y de los obstáculos que han tenido, tienen y tendrán que superar, y que Federico Moccia ha sabido reflejar muy bien.
Perdona si te llamo amor te hace reflexionar sobre los diferentes tipos de amor que existen y que forman parte de nuestro día a día. Uno de ellos es el amor de pareja donde nos muestra algunos de los tipos que hay y del que destacaría el de los padres de Niki (Roberto y Simona Cavalli) que, a pesar de llevar tanto años casados aún siguen enamorados el uno del otro, y que te hace darte cuenta de que una pareja se construye día a día y que la rutina y los problemas cotidianos de la convivencia no tienen porqué pasar factura. Sé que esto puede sonar a utopía, pero, claro, todo depende de lo que cada uno de nosotros hayamos visto en casa, y yo al escribir estas líneas no puedo evitar pensar en mis padres. Una cosa que me gusta mucho de Moccia es que no estoy muy acostumbrada a leer novelas románticas escritas por hombres y a mí me ha impresionado lo bien que se acerca a los sentimientos de las mujeres y también el hecho de que intente derribar esa idea preconcebida que tenemos las mujeres de que los hombres no tienen dudas sentimentales y de que carecen de sensibilidad.
Otros tipos de amor de los que nos habla Moccia son el familiar y el amistoso. El familiar se ve en la relación entre Simona y su hija Niki, y entre Alex y su hermana Claudia pero hay más ejemplos a lo largo del libro. Mientras que el amor que se da entre amigos y que conocemos como amistad lo encontramos en la relación que hay entre las O.N.D.E. (Olly, Niki, Diletta y Erica) y en la de Alex con sus amigos Pietro, Enrico y Flavio mostrándonos como los verdaderos amigos son los que te apoyan cuando estás de bajón, te acompañan en los malos momentos, celebran contigo los buenos momentos y que sabes que estarán ahí en los momentos más importantes de tu vida. Esto te hace darte cuenta de que hay que sentirse muy afortunado si puedes contar con amigos así y si son de los que hiciste cuando estabas en el colegio y que aún mantienes una vez superada la etapa universitaria, tienes un verdadero tesoro que hay que cuidar a diario.
Me ha encantado el personaje de Alex y el de “su chica de los jazmines” y la historia de amor entre ambos. He disfrutado leyendo los pequeños fragmentos donde se habla de surf y de la escena de Niki surfeando en Fregene, lo que ha hecho que ya no asocie el surf sólo a las playas de Australia, California y Hawaii o  a las de Tarifa o a la de Gerra en San Vicente de la Barquera. También me ha encantado leer cómo Alex se hace el despistado y le hace creer a Niki que se ha olvidado de su decimoctavo cumpleaños para después sorprenderla en el aeropuerto de Fiumicino con unos billetes de avión a París y una maleta de mano llena de ropa. Me ha parecido muy romántico y más aún al intuir el importante papel de las ONDE (OLAS) ayudando a Alex.
Scusa ma ti chiamo amore (Perdona si te llamo amor) tiene una adaptación cinematográfica italiana (2008), doblada al español; dirigida por Federico Moccia y protagonizada por los actores Raoul Bova (Roma, 1971) y Michela Quattrociocche (Roma, 1988). Reconozco que he visto la película en español un par de veces antes de leer el libro y una tercera tras leerlo en español la primera parte y en versión original la segunda. Debo decir que el libro es mucho mejor que la película y que se entiendo bastante mejor la historia leyendo la novela que viendo la comedia romántica que es.

Valoración “Scusa ma ti chiamo amore” (Federico Moccia):
7,8/10

P.D.: Este mediodía he empezado a leer la continuación: Scusa ma ti voglio sposare – Perdona pero quiero casarme contigo (http://pinceladasdeliteratura.blogspot.it/2012/11/scusa-ma-ti-voglio-sposare-perdona-pero.html). Sólo me ha dado tiempo a leerme el primer capítulo.


Otra reseña interesante de esta novela:

-          http://www.letrasyescenas.com/2009/06/perdona-si-te-llamo-amor-federico.html (Publicada el 14 de junio de 2009).

3 comentarios:

  1. ¡Hola, Elena! =D
    Soy Laura.

    Me alegra que la primera reseña literaria sea sobre algo de lo que tengo una opinión hecha y no doy palos de ciego.

    Si te soy sincera, yo no he leído el libro, pero únicamente porque sé que no me va a gustar. No me gusta la temática (historia romántica adolescente que, además, trata los problemas de los jóvenes) y tampoco me atrae la relación entre dos personajes de edades tan dispares (que no es que desapruebe, sino que no me produce ningún tipo de emoción).

    Además, empecé a leer 'A tres metros sobre el cielo' y me quedé horrorizada por el estilo de Moccia. Es cierto que su faceta como guionista cinematográfico influye, pero yo estudio Comunicación Audiovisual (y, por lo tanto, también redacto guiones) y bien sabes que mi forma de escribir no tiene nada que ver con la de este hombre. Sencillamente, en cada capítulo me perdía muchísimo y no conseguía engancharme, así que lo dejé a la mitad.

    Por si todo esto fuera poco, he visto un par de veces la película y su secuela ('Perdona, pero quiero casarme contigo') las veces que las han emitido en Canal+ y me han aburrido bastante, así que creo que me dormiría si leyera los libros.

    Y... creo que eso es todo! jajaja

    ¡¡Besos!! ^^

    ResponderEliminar
  2. Perdona si te llamo amor, también conocido como "perdona, pero no puedo terminar de leerte"

    Lo he intentado, he intentado leer a Moccia pero no hay manera. Quizá tu lo leas en italiano y la cosa "tenga mejor sabor" pero en español para mi el libro es penoso.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. @Laura Entiendo que no te atraiga leer sobre ese tipo de temática pero a mí si me suele gustar leer novelas cotidianas y actuales porque desconecto bastante de mi faceta historiadora. La verdad es que "A tres metros sobre el cielo" es bastante malo aunque "Tengo ganas de ti" es mejor, es bastante incoherente a nivel temporal para ser una continuación.

    @Bramar El estilo de Moccia es el mismo en italiano que en español y mejora con los libros, al menos con los que yo he leído.

    ResponderEliminar

Aquí puedes escribir lo que pienses, opines, etcétera sobre la correspondiente entrada pero siempre con respeto. Se borrarán los comentarios que sean ofensivos, difamatorios o spam y aquellos que quieran aprovechar este blog para publicitarse.