29 oct. 2012

Guggenheim en Bilbao


Guggenheim nunca estuvo en Bilbao, ya que casi no se hablaba de dicha ciudad, sino era para hacerlo de su hierro y de su siderurgia, en casi todo el siglo XX. Sin embargo, a finales de éste se inauguró el Museo Guggenheim de Bilbao, allá por 1997, que hizo que la ciudad entrase en el nuevo milenio viviendo una importante transformación de la que sus habitantes se sienten muy orgullosos.
Con el museo llegó el tranvía y también el metro siendo parte de su sistema operativo de Indra como también lo es el de parte del SAS. ¿Cómo ha sido posible que una ciudad pequeña pero densamente poblada como es Bilbao haya tenido metro antes que la cuarta ciudad más grande de España? En Sevilla hemos estrenado la línea 1 de nuestro metro dos días antes de que empezase la Semana Santa después de treinta años de idas y venidas. Desde hace un par de años Sevilla también cuenta con tranvía, en el cual no me he montado al pensar que es una pérdida de tiempo cogerlo para un trayecto tan corto como es ir desde el Rectorado hasta Plaza Nueva. No se entiende como en una ciudad como Sevilla la primera línea de metro ha tardado tanto en llegar cuando es tan necesario para aquellas personas que sufren a diario los atascos del Aljarafe y de Montequinto y también para los estudiantes y los profesores de la Olavide.
No debemos confundir a la villa de Bilbao – Bilbo en euskera aunque esto nos haga acordarnos del personaje de Bilbo Bolsón de El Señor de los Anillos de Tolkien – con la comarca vizcaína del Gran Bilbao con una gran densidad de población. Algunos de los veintidós municipios de esta comarca son Baracaldo, Basauri, la propia villa de Bilbao que apenas supera los trescientos cincuenta mil habitantes, Guecho, Portugalete, Santurce, Sestao y Zamudio. Todos se encuentran en la orilla, ya sea la derecha o la izquierda, del río Nervión y/o en sus inmediaciones.
Cualquier bilbaíno con el que hables te asegurará que vive en una de las ciudades más seguras de todo el territorio nacional y que cuentan con el mejor sistema de transporte público de España. Lo mejor es desconfiar y ponerlo en duda, sobre todo, si se ven las noticias y/o se leen los periódicos. No es raro el día que no haya allí un atentado propio de ETA, es decir, de Euskadi Ta Askatasuna; que la kale borroka o que la izquierda abertzale no protagonice episodios de violencia callejera y donde la Ertzaintza se vea obligada a intervenir o que no haya un tiroteo en la estación de tren. Apenas he estado dos horas en Bilbao, por lo que desconozco bastante lo que ha de ser vivir allí sin saber de quien te puedes fiar y sin poder expresarte con libertad, sobre todo, si te encuentras en una herriko taberna.
El pasado 1 de Marzo significó el inicio de un cambio histórico en Euskadi. El PNV pasará – después de treinta años dirigiendo la política vasca – a la oposición, algo que les produce un gran dolor y que está abriendo unas heridas tan profundas que serán muy difíciles de cerrar. La campaña electoral que llevó a cabo Ibarretxe pidiendo mayor autonomía cuando en realidad quería decir la independencia de Euskadi no ha causado el efecto que los nacionalistas esperaban. El resultado de todo esto ha sido una coalición PSE-PP con la lehendekaritza para el socialista Patxi López, al que ETA ya ha convertido en uno de sus objetivos, y la presidencia de la Cámara de Vitoria para la popular Arantza Quiroga.
En un artículo de opinión publicado por ABC Jon Juarista quiso llamar la atención sobre lo que en realidad significa lehendakari. Escribió que era un término euskérico vinculado al PNV y que nació en el contexto de la II República y la Guerra Civil españolas. Lehendakari en euskera significa lo mismo que duce en italiano, füher en alemán o caudillo en español. También escribió que el himno vasco, el euskera y la ikurriña son símbolos intrínsicamente unidos al nacionalismo vasco, sobre todo al PNV, pero también a Batasuna y a la izquierda abertzale.
El euskera que hoy se enseña en los colegios vascos es el que creó Sabino Arana y que el nacionalismo ha ido enriqueciendo con el paso de los años. La mayoría, por no decir casi la totalidad, de los nombres propios vascos no tienen una historia que vaya más allá de los últimos años del siglo XIX. Algunos de ellos son traducciones al euskera de nombres españoles. Algunos ejemplos de esto serían Ane que es Ana; Joana, Juana; Elbire, Elvira; Aroa, Aurora; Iker, Enrique; Jokin, Joaquín; Ander, Andrés; Josu, Jesús; Iñigo e Iñaki, Ignacio; Patxi, Francisco; Xavier, Javier; Mikel, Miguel; o Jon, Juan. Entre los nombres propios, que podríamos considerar como auténticamente vascos, a pesar de que su origen sólo lo podamos remontar como mucho hacia mediados del siglo XIX, hay nombres bonitos pero lo malo es que no sepa cuál es su significado. Como nombres femeninos son muy bonitos: Maider, Iraide o Iraida, Arantza, Eider, Naiara, Miren, Iratxe, Izaskun, Leire, Edurne,  Itziar, Idoia e Irune. Entre los masculinos podemos seleccionar los que siguen: Eneko, Egoitz, Gorka, Aitor y Endika.
Bilbao es una villa marinera que nació como tal en 1300 gracias a Don Diego López de Haro que le arrebató el señorío de Vizcaya a su sobrina María Díaz de Haro. En el siglo XV e, incluso en el XVI, su puerto fue el más importante de Castilla en el Cantábrico mientras que el puerto de Sevilla lo era en el Atlántico. Esta segunda ciudad fue la de mayor importancia del país hasta la llegada de los Borbones gracias a tener el monopolio del comercio con América.

Elena Velarde
19 de abril de 2009

2 comentarios:

  1. Supongo que es normal que pienses como piensas. Pero vamos, mi novio es nacido en Barakaldo, y sus abuelos son de allí. Y aman Bilbao. No voy a decir que sea la mejor ciudad del país ni la peor. Pero tiene los problemas típicos de cualquier otra gran ciudad. En Madrid te encontraras peleas de Red Skins y Skins, y en Bilbao te encontrarás disputas entre proetarras y otros. Tontos, hay en todas partes, a mi me pareció una ciudad tan normal como cualquier otra. A pesar de que fui con el "típico miedo" que te inculcan en los telediarios. Nadie me habló en Euskera, la gente era muy amable y muy abierta. Me gustaron esos edificios ennegrecidos por los altos hornos.

    Sobre política...mejor no hablo que me "crezco" rápido :P

    ResponderEliminar
  2. @Bramar Este "relato" lo escribí hace mucho tiempo y es muy matizable. Me ha gustado mucho tu comentario. Sevilla tien a los "canis" y es una de las ciudades más inseguras de España. Es verdad que generalizo mucho en la entrada y yo sé en que momento personal la escribí. Es verdad que desde niña conozco gente vasca que es encantadora y con la que me encanta hablar. He estado en Bilbao y en la periferia y me pasó como a ti porque me sentí más segura que en Sevilla.

    ResponderEliminar

Aquí puedes escribir lo que pienses, opines, etcétera sobre la correspondiente entrada pero siempre con respeto. Se borrarán los comentarios que sean ofensivos, difamatorios o spam y aquellos que quieran aprovechar este blog para publicitarse.