5 oct. 2012

Venganza


"Iba a dar una conferencia en unas jornadas que había organizado la Universidad de Oxford e iba a estar varios días fuera de casa. Su marido se había ofrecido a llevarla al aeropuerto y a cuidar de los niños. No quiso que ella bajase las maletas del coche y lo hizo él. Fue entonces cuando se escuchó un disparo. Nadie pudo hacer nada por ella.
Había pasado ya una década desde que un profesor de la Universidad de Cantabria había confiado en ella y le había dado esa oportunidad que tanto deseaba. Hacía unas semanas que se había publicado el manual de la asignatura que en su momento supuso una revolución.
Su sueño desde niña y que nunca abandonó siempre fue el poder excavar en Atapuerca pero las circunstancias hicieron que a los veintiún años empezase a plantearse un proyecto que la atrajo más y que le llegó a apasionar tanto que luchó por él hasta que alguien decidió acabar con su vida.
Se licenció e hizo el máster de Arqueología en Sevilla y Granada pero cuando terminó, compró un piso en Santander y se fue a vivir allí. Su familia y amigos entendieron la decisión que Elena había tomado. También sabían que era una mujer que no se rendía ante nada, por eso no les extrañó la problemática que abordó en su tesis doctoral ni la fortaleza con la que afrontó las dificultades que se le presentaron.
Sabía que si publicaba ese artículo, tendría problemas, sin embargo, lo hizo. Se atrevió a escribir algo que en el País Vasco muchos conocían y aún así callaban. ETA la amenazó y ella no le dio importancia, tal y como dijo en las entrevistas que concedió a diferentes medios de ámbito nacional. También declaró que si de verdad alguien quería deshacerse de ella, debía asesinarla y, a pesar de eso, dicha persona sólo demostraría su cobardía.
¿A quién le recordaba esa joven que últimamente salía tanto en televisión y en los periódicos? Sus declaraciones, que herían la sensibilidad de los vascos, la convirtieron en su enemiga. El paso de los años había hecho que se olvidase de Elena pero ahora debían recuperar la amistad, aunque él ignoraba que ésta años atrás se había convertido en algo más, sólo así conseguiría su objetivo.
Había ido a Laredo a pasar el día con su marido y sus hijos. Era finales de Mayo y se encontraban en la playa disfrutando del día. Le gustaba esa villa. Fue su marido quien se la enseñó al poco tiempo de conocerse y entonces decidió centrar su investigación en el entorno de Laredo sin olvidarse de Santillana del Mar y San Vicente de la Barquera.
  • ¡Yele! – Alguien dijo ese nombre a sus espaldas.
Hacía años que nadie le llamaba así y esa voz sólo podía pertenecer a una persona a la que de vez en cuando recordaba, sobre todo, cuando tenía que ir a Bilbao. Miró a su marido para que le diese seguridad antes de levantarse y dirigirse hacia otro lugar para hablar con esa persona.
¿Por qué había vuelto a aparecer en su vida? Quiso olvidarse de él pero nunca lo consiguió. Había aprendido a vivir en el recuerdo de lo que fue. Ya no sufría.
  • Hacía mucho que no sabía de ti. – Le dijo el hombre que la había llamado.
  • Años, - murmuró Elena para sí.
  • Creo que hace como doce años que dejé de tener noticias tuyas.
  • Catorce, - rectificó Elena.
Desconocía a la Elena que tenía enfrente. No era la que había conocido años atrás. Apenas hablaba y no pudo sonsacarle información. Sintió miedo al cruzarse con su mirada. ¿Qué quedaba de aquella joven que años ha se había enamorado de él?
  • Voy a destruirte. – Dijo sin darse cuenta.
  • No me das miedo, - dijo Elena con mucha serenidad, - sólo siento curiosidad.
Esa frase le desconcertó. No se la esperaba.
  • Cuidado conmigo. – Le advirtió Elena. – No vaya a ser que la venganza se vuelva contra ti.
  • ¿Qué habrá querido decir? – Pensó Aitor.
El tiempo demostró que la guerra la había ganado Elena, tal y como se vio el día que se casaron el hijo de ella con la hija de él. Aitor había acabado con su vida pero lo que Elena pensaba y sentía lo había dejado por escrito y mucho de lo que había permanecido oculto lo publicó la hija de él. Así se descubrió que Elena había llevado a cabo una venganza durante casi veinte años que hizo que ganase en fortaleza."


Elena Velarde
7 - 24 abril 2008

2 comentarios:

  1. Me ha intrigado el título, y cuando he leído el primer párrafo todavía me ha intrigado más, así que he tenido que leerlo todo.

    Me ha causado impacto, por la temática, lo bien narrado y bien escrito que está, así que enhorabuena :)

    ResponderEliminar
  2. @Ysabel Granger Targaryen Muchas gracias por el comentario. Me siento muy halagada. ;-)

    ResponderEliminar

Aquí puedes escribir lo que pienses, opines, etcétera sobre la correspondiente entrada pero siempre con respeto. Se borrarán los comentarios que sean ofensivos, difamatorios o spam y aquellos que quieran aprovechar este blog para publicitarse.