12 dic. 2012

"Mina"


En el precioso pueblo costero de Mina, rodeado de montañas, al nordeste de la isla francesa de Córcega y en la ladera de una de ellas está en el castillo encantado de Horizonland abandonado, misteriosamente, a principios del siglo XIX y sobre el que circulan leyendas de encantamientos, hechizos, maleficios…
A pocos kilómetros de allí, vive Giovanna, una chica de 16 años, nacionalizada francesa pero de origen italiano, a la que le encantan las historias sobre espíritus, fantasmas y hechos sobrenaturales y a la que siempre le ha fascinado ese misterio que rodea al castillo; está dispuesta a descubrirlo por sí misma, sin ayuda ni influencia de nadie, yendo allí y buscando datos en el propio castillo, sin ayuda ni influencia de nadie, yendo allí y buscando datos en el propio castillo, escudriñando hasta en el último rincón.
Es Halloween, alrededor de medianoche. Supuestamente ella había organizado una fiesta en una casa en ruinas, a pocos metros del castillo, pero en realidad sólo se lo había dicho a una persona, uno de sus amigos, alguien que le importa mucho.
Media hora después, una linda y pícara bruja adolescente, sin su escoba para poder volar en esta noche estrellada, camina acompañada de un alto y atractivo chico, disfrazado de vampiro, que le muerde en el cuello para beber su sangre fresca y pura; ambos van andando hacia el castillo por un camino de piedra, por una antigua calzada romana del lugar.
Al entrar en el enigmático edificio, lo hacen con una vela en la mano; ya con cera en los dedos, por el desgaste de su frágil luz alumbran los cuadros, las esculturas y la decoración de un largo pasillo que los llevaría a la enorme y única biblioteca en la que mira por encima, subida a una vieja escalera de madera, las altas estanterías llenas de antiguos libros, llenos de polvo y telarañas por todas partes debido al paso del tiempo.
De repente, ella se para delante de un libro que le llama a la atención, situado más o menos en la mitad de una de las estanterías, su título: La verdadera historia de la Bella Durmiente del Bosque, lo coge, baja las escaleras con gran rapidez, con mucho cuidado de no caerse de espaldas, para no hacerse daño ni romper nada. Ya de pie, apoyada en la pared, lo abre por una página cualquiera cerca del final y se pone a leerlo, ante la atenta mirada de él.
“Mina cumple hoy 17 años, vive en una cabaña de madera con tres hadas, ha salido al bosque para dar un paseo y recoger setas que no sean venenosas. Por los alrededores hay un joven apuesto de unos veinte años montando a caballo, quien se detiene un momento en la orilla de un río de agua fría y cristalina para que beba su caballo; unos metros más al norte y cerca de una alta cascada que baja con fuerza, en la otra orilla, está Mina soltándose la trenza para lavarse y peinarse el pelo. Ella levanta la vista y lo ve allí, a lo lejos, de pie junto a su caballo, con la cabeza bien alta e inmóvil.
Al atardecer, Mina va a regresar al castillo donde nació y volverá a encontrarse con sus padres después de muchos años. Sus padres no la han visto crecer. Nada más entrar por la muralla, en una de las almenas de la fortaleza, parece esperarla una bruja, disfrazada de hilandera pobre, con un huso y una rueca. Mina sube lentamente las escaleras que la llevarán hasta la habitación más alta de la almena donde se pincha el dedo índice de la mano derecha con el huso de una rueca, cae de espaldas al suelo frío de la estancia y también cae en un profundo sueño que dura, hasta este momento, más de 500 años: sólo despertará al recibir su primer beso de amor verdadero, pues su amado y prometido murió luchando contra la bruja por el amor de ella, su amada, meses después.”

Elena Velarde
21 noviembre 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes escribir lo que pienses, opines, etcétera sobre la correspondiente entrada pero siempre con respeto. Se borrarán los comentarios que sean ofensivos, difamatorios o spam y aquellos que quieran aprovechar este blog para publicitarse.