28 sept. 2012

Experiencias

"La vida está llena de experiencias que nos moldean y nos hacen crecer. Éstas nos inspiran para escribir una novela, componer una canción o pintar un cuadro. No podemos rechazar aquellas que nos hacen sufrir porque serán éstas las que nos harán ganar en fortaleza.
Hay que dejar pasar el tiempo para saber si una amistad tiene futuro, para cerrar heridas o que al menos cicatricen, para saber como te ha marcado una determinada persona... Seamos conscientes o no, todos con los que nso cruzamos a diario nos influyen de un modo u otro y esta influencia crece a medida que la cercanía con esa persona es mayor y también de las experiencias que hayan vivido juntas. Así es como se forjan amistades que evolucionan y se consolidan día a día y no importa que ésta haya surgido en unos columpios, en la biblioteca, en la cafetería de la facultad o en una excavación.
La amistad se construye día a día, evoluciona con el tiempo y hay que luchar por ella aunque se discuta cuando no se está de acuerdo y tenga sus altibajos porque al final valdrá la pena el esfuerzo invertido. Pocas serán las que nos acompañen a lo largo de toda una vida, aquellas que aunque cambien siempre sabremos que estarán ahí y que se fortalecerán a base de confidencias, vivencias... compartidas.
Una amistad puede nacer en cualquier momento y en cualquier lugar. Surge en unas circunstancias determinadas que marcarán a sus protagonistas. Al principio la mayoría de las veces no se le da importancia pero será el tiempo quien lo haga. Será él quién hará que sepas valorarlo o quien te demuestre que es una amistad que te envenena y que te ha convertido en un espectro de lo que eras.
Con un amigo/a compartes confidencias (aunque esto depende del grado de amistad que se establezca); clases, ya sea en el colegio, el instituto o la facultad; apuntes; libros; horas de estudio en la biblioteca; cenas; viajes... Así evolucionarán y madurarán aquellas amistades que de verdad nos enriquecen y nos hacen ser mejores.
Por lo general, las cosas no son fáciles de lograr y, por eso, hay que luchar por conseguirlas y después por mantenerlas. Cuando logras algo que parecía que nunca llegaría y por lo que tanto has luchado, no puedes rendirte, si no que tienes que luchar más aún aunque el hecho de haberlo conseguido ya sea para ti un triunfo y te produzca una gran satisfacción personal. Cuando esto pasa se disfruta aún más de lo que tanto esfuerzo nos ha costado conseguir."

Elena Velarde
"Experiencias" (10 febrero - 23 marzo 2008) y "Experiencias de una veinteañera" (4 noviembre - 28 diciembre 2008)

26 sept. 2012

Adaptaciones cinematográficas

El cine y la literatura están muy relacionados y por eso la entrada de hoy es sobre las adaptaciones de novelas y cuentos de hadas que se han hecho para el cine y la televisión. En este mes de septiembre he citado dos ejemplos al hacerle las reseñas de las novelas en las que se han inspirado: Scusa ma ti chiamo amore (Perdona si te llamo amor) de Federico Moccia y El diablo viste de Prada de Lauren Weisberger.
Las dos primeras novelas de Federico Moccia han tenido dos adaptaciones cinematográficas cada una de ellas. Tre metri sopra il cielo se estrenó en Italia en el año 2004, dura 101 minutos, se desarrolla en Roma y está protagonizada por Riccardo Scamarcio (1979) como Stefano (Step) y Katy Saunders (Londres, 1984) era Roberta (Babi). A tres metros sobre el cielo (A3MSC) se estrenó en España en 2010, se desarrolla en Barcelona, ha sido producida por Antena 3 y protagonizada por Mario Casas (La Coruña, 1986) como Hugo (Hache) y María Valverde (Madrid, 1987) era Roberta (Babi). Ho voglia di te estrenó en Italia en 2007, dura 110 minutos y a la pareja protagonista se sumaba Laura Chiatti (1982) en el papel de Ginevra (Gin). Tengo ganas de ti se ha estrenado en el 2012 y a la pareja protagonista se ha sumado Clara Lago (Madrid, 1990) en el papel de Ginebra (Gin).
La mayoría de los conocidos como Clásicos Disney y con las que hemos crecido todos son adaptaciones más o menos endulzadas y todas con final feliz de cuentos de hadas muy conocidos: Blancanieves y los siete enanitos (1937), Pinocho (1940), Dumbo (1941), Bambi (1942), Cenicienta (1949, 2002 y 2007), Alicia en el País de las Maravillas (1949), Peter Pan (1953), La Bella Durmiente (1959), 101 dálmatas (1961), Merlín el Encantador (1963), Mary Poppins (1964), El libro de la selva (1967), Los aristogatos (1970), Robin Hood (1973), Tod y Toby (1981), La Sirenita (1989, 2000 y 2008), La Bella y la Bestia (1991, 1997 y 1998), Aladdin (1992., 1994 y 1996), El jorobado de Notre Dame (1996) y Enredados (2010). Este año se ha estrenado una nueva versión de Blancanieves titulada Mirror, mirror (2012) y protagonizada por Lilly Collins (Surrey, 1989) y Julia Roberts (Georgia, 1967).
Cartel de Sleeping Beauty (2011), película erótica australiana, protagonizada por Emily Browning (Melbourne, 1988) e inspirada en las diferentes versiones de novela erótica que se han escrito basadas en el cuento de La Bella Durmiente del Bosque. (Fuente: Wikipedia).
Algunas adaptaciones de clásicos y que se mantienen fieles a la época que reflejan son las de la novelas de Victor Hugo: El jorobado de Notre Dame (1985 y 1996) y Los miserables (1998), además en estos meses se está rodando un musical con los actores Russell Crowe (Wellington, 1964), Anne Hathaway (Brooklyn, Nueva York, 1982), Helena Bonham Carter (Londres, 1966) y Amanda Seyfried (1985); las de Julio Verne: 2000 leguas de viaje submarino (1954 y 1985), Viaje al centro de la tierra (1959, 1976 y 2008) y La vuelta al mundo en 80 días (1956, 1988 y 2004); las de Alexandre Dumas: El conde de Montecristo (1934, 1998 y 2002), El hombre de la máscara de hierro (1999) protagonizada por Leonardo DiCaprio (Los Ángeles, 1974) y Los Tres Mosqueteros (1948, 1969, 1992, 1993 y 2011); las de Charles Dickens: Oliver Twist (1909, 1912, 1920, 1922, 1933, 1948 y 2005), David Copperfield (1935) y Grandes esperanzas (1998 y miniserie en 2011); y de León Tolstói: Anna Karenina (1914, 1915, 1935 protagonizada por Greta Garbo, 1948 protagonizada por Vivien Leigh, 1953, 1967, 1974, 1985, 1997, 2005 y 2012 con Keira Knigthley y Jude Law entre otros); y Guerra y paz (1956 y 1968).
Escena de la versión cinematográfica de Anna Karenina que se estrenó en Rusia en el año 1997. La novela pertenece al género realista ruso, se publicó en 1877, se divide en ocho partes y en ella tiene cierto protagonismo el ferrocarril. Es la historia de una infidelidad femenina minuciosamente analizada y de un verdadero retrato crítico de la aristocracia rusa del siglo XIX, algo parecido observamos en Madame Bovary de Gustave Flaubert y La Regenta de Leopoldo Alas “Clarín”. En 2010 Alba Editorial publicó una nueva traducción de 1008 páginas y que cuesta 44 euros para conmemorar el centenario de la muerte de Lev Tolstói (1828 – 1910). (Fuente: Wikipedia).
También encontramos adaptaciones cinematográficas de clásicas que se han ambientado en nuestra época. Un ejemplo de esto sería Romeo + Julieta, película estadounidense de 120 minutos que se estrenó en 1996 y que protagonizaron Leonardo DiCaprio (Los Ángeles, 1974) como Romeo Montesco y Claire Danes (Manhattan, Nueva York, 1979) en el papel de Julieta Capuleto. La acción se sitúa en Verona Beach y los Capuleto y los Montesco son hombres de negocios.
En la última década se ha adaptado al cine las sagas de Harry Potter de J. K. Rowling y protagonizada por los actores Daniel Radcliffe (1989), Rupert Grint (Essex, 1988) y Emma Watson (París, 1990); Crepúsculo de Stephenie Meyer y protaonizada por Kristen Stewart (Los Ángeles, 1990) y Robert Pattinson (Londres, 1986); y Los juegos del hambre de Suzanne Collins.

24 sept. 2012

Otoño

Otoño,
tiempo de nostalgia y melancolía.
De los árboles las hojas caen.
Desnudos en invierno se ofrecen
y en primavera, llenos de colorido, renacer.

Desnuda en la cama te espero
mientras la almohada llenas de lágrimas está.
Pienso en ti,
en tus besos, en tus caricias.
El amor, flecha acerada,
atraviesa mi pecho,
hiriéndome de pasión.
Te extraño, mi amor.

Cuando por la ventana veas llover,
recuerda que las gotas son lágrimas de tu amada
herida por tus besos robados.
En ti pienso, amante mío.

Veinte grados bajo cero.
Nieva con intensidad.
Acurrucada entre tus cálidos brazos y
sentados al calor de la chimenea
nueces y castañas asadas comemos.
Sólo es un bonito recuerdo.

Tiempo de añoranza,
lleno de imborrables recuerdos,
paseando por el parque extraño tus besos.
Tan alejada de ti no sé vivir.
Ven a mi lado, ven.

Elena Velarde
8-10 Mayo 2005

21 sept. 2012

"Cita con el pasado" (Nora Roberts)

(Leído en agosto de 2012)
La reseña de hoy va dedicada a Daniel Villanueva del blog Relojes de Arena: http://relojesarena.blogspot.com.es/.
(Fuente: Elaboración propia).
Me compré este libro porque me llamó la atención que la protagonista fuese una arqueóloga y sentía curiosidad por saber cómo Nora Roberts reflejaría el mundo de la Arqueología. Reconozco que pensaba encontrarme en sus páginas la imagen arqueológica de La estrella de Babilonia de Barbara Wood o La Biblia de barro de Julia Navarro, más cercanas a las películas de Indiana Jones que a la realidad, sin embargo, Nora Roberts me ha sorprendido gratamente.
En realidad en las 477 páginas que tiene la novela sólo se da alguna que otra pincelada de una pequeña parte del trabajo de un arqueólogo como es la excavación, cuyas campañas suelen realizarse principalmente en verano. La información que da a nivel técnico y personal es lo que encuentras en el día a día y en los manuales de metodología arqueológica, sobre todo, la información técnica. Nora Roberts hace mucho hincapié en que hay que documentar absolutamente todo porque una excavación es destrucción y lo que no se documenta es información perdida.
Nora Roberts nació en el estado de Maryland el 10 de octubre de 1950. Tiene dos hijos. Comenzó a escribir durante una tormenta en el mes de febrero de 1979. Escribe ocho horas todos los días, incluso durante las vacaciones. Es famosa por ser muy prolífica. (Fuente: Wikipedia).
Nora Roberts cita tópicos como Indiana Jones y los dinosaurios aunque menciona que son los paleontólogos quienes se encargan de estos últimos. También habla de aspectos poco conocidos como son la convivencia del equipo de excavación, la tensión sexual entre algunos de sus miembros, la manía que tienen algunos de quitarse la camiseta mientras excavan (sólo hombres y si una mujer insinúa que quiere trabajar en biquini no la dejarán porque provocará y distraerá a sus compañeros hombres, así que, según ellos, las mujeres estamos ciegas y no nos afecta ver torsos desnudos y curtidos en el gimnasio, lo que es mentira), los cotilleos, el dormir en sacos y la presencia de alcohol, tabaco y porros. No se olvida de los tecnicismos como estratos, estratigrafía, restos óseos, Neolítico, Arqueología forense, hallazgos, etcétera y es de destacar como la protagonista (Callie Dunbrook) investiga su pasado familiar igual que si fuese la investigación arqueológica de un poblado y su necrópolis, un detalle que a mí no me extraña que acabe influyendo a tu propia vida personal.
Quiero puntualizar un pequeño detalle bastante importante y que puede hacer que el lector europeo piense que la autora se ha documentado mal y que no se acerca a la realidad cotidiana de países como España, Francia, Italia, Alemania, Suecia, Dinamarca, etcétera. Nora Roberts es estadounidense y en la novela refleja la realidad arqueológica de su país, que se parece mucho a la europea pero entre las que hay una diferencia muy importante. En América la Arqueología se estudia en las facultades de Antropología siendo una Arqueología muy antropológica, cuyo mejor ejemplo es la Nueva Arqueología o la Arqueología procesual, importante corriente arqueológica que surgió en los años 50 – 60 en las universidades norteamericanas. Mientras que en Europa la Arqueología está muy interrelacionada con los estudios de Historia aunque hay que destacar que la actual metodología arqueológica tiene su origen en los estudios prehistóricos que se iniciaron a principios del siglo XIX en Francia, Gran Bretaña, Alemania, Dinamarca y Suecia, y en las excavaciones que en esa época se llevaban a cabo en Grecia, Egipto y Próximo Oriente.
La protagonista es experta en Antropología Física y de algunos esqueletos que excava da datos como si es hombre o mujer, la edad, las enfermedades o traumatismos que sufrió a lo largo de su vida y la posible causa de la muerte mientras lo desentierra meticulosamente con un pincel, los fotografía, los dibuja, coge sus coordenadas geográficas y los documenta. En Cita con el pasado no se ve la posterior fase de la investigación pero en la serie policíaca Bones, que La Sexta emite las noches de los domingos y FOX la de los viernes, si se ve el trabajo que la doctora Temperance Brennan (Huesos), antropóloga forense y escritora de éxito de thrillers policíacos interpretada por Emily Deschanel (Los Ángeles, 1976), y su equipo (el agente especial de la unidad de Investigaciones del FBI Seeley Booth; la artista forense Angela Montenegro; el entomólogo, botánico y minerólogo Jack Hodgins; la patóloga forense y la jefa del Área Forense Camille Saroyan, el psicólogo del FBI Lancelot Sweets, y la asistente de laboratorio y estudiante de Antropología Forense Daisy Dick) llevan a cabo en el laboratorio del Jeffersonian Institute en Washington D.C. Yo debo ser un bicho raro porque me encantan los restos óseos humanos por la cantidad de información que puede llegar a dar un hueso aunque la excavación de un esqueleto sea excesivamente lenta y meticulosa, y también porque me encanta todo lo relativo a la metodología arqueológica, aspecto que a la mayoría de los arqueólogos no les gusta y que suelen aborrecer.
Hay un par de detalles que me gustan mucho de la novela y que en la vida me gustaría que se siguiese luchando porque cada vez hubiese más igualdad entre hombres y mujeres y dejase de ser noticia que una mujer llegue a lo más alto en su trabajo. En Cita con el pasado, Callie Dunbrook es la arqueóloga que dirige la excavación y Lana Campbell es una prestigiosa abogada que tiene su propio bufete. Del trabajo arqueológico ya me he extendido bastante y del de la Abogacía, que también se refleja en la novela, no voy a hablar porque es bastante desconocido para mí.
Por último, decir que la novela me ha gustado mucho tanto su parte de suspense que me ha recordado a las noticias de los telediarios sobre los “niños robados” durante décadas en España, como la romántica con las historias de amor de Callie y Jake, y la de Lana y Doug. Los personajes están bien construidos y su lectura no se hace muy pesada aunque muchas veces en los diálogos no sepas muy bien quién está hablando.

Valoración “Cita con el pasado” (Nora Roberts):
8,8/10

19 sept. 2012

"El diablo viste de Prada" (Lauren Weisberger)

(Leído en agosto de 2012)
(Fuente: Elaboración propia).
Hoy le toca el turno a un best-seller que tiene una versión cinematográfica y donde se vuelve a dar el caso de que la novela supera con creces a la película. Mientras la leía me ha resultado muy difícil no identificar a Andrea (Andy) Sachs, la protagonista, y a Miranda Priestly con las actrices Anne Hathaway (Princesa por sorpresa, Princesa por sorpresa 2, La joven Jane Austen, Guerra de novias, Alicia en el País de las Maravillas, Amor y otras drogas, y Los Miserables) y Meryl Streep (Nueva Jersey, 1949), respectivamente.
La protagonista es una joven de 23 años recién licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Brown que entra a trabajar en Runway, la revista de moda más prestigiosa de los Estados Unidos, como segunda ayudante de su directora con una talla 38 mientras que sus compañeras de trabajo están casi todas anoréxicas. Tiene una hermana mayor que vive en Houston con su marido y que tendrá un hijo a lo largo de la novela, y un novio con el que lleva tres años y que es profesor de uno de los colegios más problemáticos del Bronx neoyorquino, sin embargo, en la película se llama Nate, es chef y comparte apartamento con Andrea. Su mejor amiga (Lily) a la que conoció en octavo, es licenciada en Literatura Rusa, está haciendo el doctorado en la Universidad de Columbia y tiene problemas con el alcohol.
La historia se desarrolla en Manhattan aunque durante algunas páginas viajamos al pueblo natal de Andrea en Connecticut y a París para asistir a los desfiles de prèt-â-porter de primavera – verano que tienen lugar en el mes de octubre. También se citan lugares como España, India, Texas, Milán y Londres.
La historia está escrita en primera persona desde el punto de vista de Andrea que nos narra cómo es su vida y su trabajo donde tiene jornadas laborales de 14 horas como mínimo, que no le dejan tiempo para tener vida personal. Tengo entendido que el libro está basado en hechos reales, lo que ha hecho que lo haya con bastante interés y me haya dado cuenta de que si lo hubiese leído con veinte años no me hubiese percatado de muchos matices.
Lauren Weisberger se basó para escribir su primera novela (El diablo viste de Prada), publicada en abril de 2003, en su experiencia como asistente de Anna Wintour en la revista Vogue USA. Nació en el estado de Pennsylvania el 28 de marzo de 1977, se graduó en 1999 y en la actualidad vive en Nueva York. Tras graduarse viajó por toda Europa, Israel, Jordania, India, Nepal y Hong Kong. (Fuente: https://www.facebook.com/#!/lauren.weisberger).
La novela es muy actual con muchísimas menciones de marcas de ropa, sobre todo, de lujo: Armani, Fendi, Gucci, Tommy Hilfiger, Dior, Bulgari, Louis Vuitton…; y de personajes famosos: Gwyneth Paltrow, Jennifer Aniston, Brad Pitt, Karl Lagerfeld, etcétera. Me ha llamado la atención que la autora cite Abercrombie and Fitch (marca que yo descubrí en abril de 2009), como una marca accesible al americano medio cuando en Europa es una marca de lujo. En la novela también se citan los cafés del Starbucks.
El diablo viste de Prada te hace reflexionar sobre la esclavitud maquillada que existe en algunos trabajos, el mundo de la moda y la anorexia. Según esta novela, trabajar en una prestigiosa revista de moda te obliga a tener una talla 34 – 36, ir vestida por los mejores diseñadores e ir al trabajo con tacones de Jimmy Choo, Manolo Blahnik o Christian Louboutin de 10 centímetros que, hoy día, deberían ser de 12 centímetros o peep-toes de esa altura con dos o tres centímetros de plataforma.
Portada de la página web oficial de Lauren Weisberger: http://www.laurenweisberger.com/ (está sin actualizar desde el mes de septiembre de 2010), donde se pueden observar dos stilettos y dos peep-toes de unos 10 centímetros de altura y que son las portadas de las cuatros novelas que hasta el momento ha publicado Lauren Weisberger, quien ha de tener cierta obsesión con los tacones de aguja. A mí personalmente me gustan más los peep-toes que los stilettos y también me resultan mucho más cómodos. (Fuente: Elaboración propia).
Andrea describe a sus compañeras de trabajo como mujeres obsesionadas con la delgadez, que piensan que le sobran kilos y que la talla 38 es sinónimo de gorda cuando tener una talla 38 – 40 es sinónimo de estar delgada y sana como intenta demostrar la pasarela Cibeles. Por desgracia, esa imagen de la talla 34 – 36 aún te la encuentras en muchas modelos de las pasarelas internacionales y en las dependientes de la tienda de Abercrombie and Fitch de Londres. El primer caso de anorexia documentado es el de la emperatriz Sissí en el siglo XIX, que fue anoréxica toda su vida, incluso cuando estaba embarazada. Algunos ejemplos de famosas anoréxicas serían la princesa Victoria  de Suecia a finales de los años 90, la cantante Geri Halliwell de las Spice Girls y la modelo Nieves Álvarez.
Es muy interesante leer cómo es la evolución de Andrea de una chica que viste como la mayoría de las jóvenes de clase media a la de una mujer sofisticada que va al trabajo con un vestuario que cuesta como mínimo 1000 dólares y con tacones de aguja de 10 centímetros. Es curioso ver como la redacción le prepara un  exhaustivo informe de vestuario y maquillaje para todos los posibles eventos que pueda tener durante la Semana de la Moda de París, incluidos los viajes de ida y vuelta desde el JFK al aeropuerto Charles de Gaulle, y con el que cualquier chica se agobiaría nada más echarle un vistazo. Durante ese año que Andrea trabaja para Miranda Priestly madurará mucho y cambiará bastante pero en el fondo siempre será la misma, lo que hará que no se convierta en una persona superficial, frívola y que se crea superior a los demás.
Cuatro de los looks que la actriz Anne Hathaway (Brooklyn, Nueva York, 1982) lleva en diferentes escenas de El diablo viste de Prada, película que se estrenó en 2006, producida por Estados Unidos y Francia, con una duración de 103 minutos y un presupuesto de 35 millones de dólares. (Fuente: Facebook).
Entre sus páginas encontramos muchos flashbacks que son recuerdos de Andrea de su época del colegio o del college, de los inicios de su amistad con Lily, del medio año  que pasó entre que se licenció y decidió empezar a echar curriculums como escritora por diferentes revistas y periódicos de Nueva York, de su viaje por Europa que hizo para conocerse mejor a sí misma antes de enfrentarse al mundo real, etcétera.
Andrea me ha parecido una mujer muy valiente como cuando fue capaz de mandar a la mierda a su jefa, Miranda Priestly, durante uno de los desfiles de París pero también como al poco tiempo de ser despedida de Runway escribió un par de relatos contando su experiencia. Su relato de 2000 palabras, escritos en un par de horas, sobre una adolescente excesivamente obsesionada por ingresar en la Universidad y que se olvida de su familia y amigos será seleccionado para que se publique en la revista Seventeen Magazine, que es del estilo de las ya desaparecidas revistas españolas para chicas adolescentes: YOU y Ragazza (cuyo último número que llegó a los quioscos fue el del mes de abril de 2012) o Super Pop (Super Pop.es desde el 8 de mayo de 2011) y Bravo en versión quincenal (las dos últimas aún se pueden encontrar en los quioscos).
Portada de la revista Seventeen del número del mes de marzo de 2010. La revista se publica en los Estados Unidos desde el mes de septiembre de 1944. (Fuente: Wikipedia).

Valoración “El diablo viste de Prada” (Lauren Weisberger):
8/10

17 sept. 2012

"Il giorno in più" - "Un día más" (Fabio Volo)

(Leído en julio de 2012)
¡¡¡ATENCIÓN, SPOILERS!!!
Portada italiana que muestra una el interior de una cafetería de Nueva York con una mesa de madera y dos tazas de café en primer plano. A través del ventanal observamos parte de una calle cualquiera de la isla de Manhattan, por la que cruzan dos típicos taxis amarillos.
Hoy le toca el turno a la reseña de una historia de amor entre treintañeros que se desarrolla principalmente en la isla de Manhattan pero que empieza en el tranvía de alguna ciudad italiana y que termina en París. Es una novela romántica escrita en primera persona desde el punto de vista del protagonista masculino, en la que no tienen cabida frases como “me he enamorado de ti” o un “Te quiero” pero sí largas e intensas conversaciones.
Me ha gustado porque es una novela actual donde se derriban los estereotipos de hombres y mujeres. Los protagonistas son frágiles con heridas del pasado sin cicatrizar: Giacomo ha sufrido el abandono de su padre siendo niño y Michela tuvo anorexia siendo adolescente. Entre sus páginas encontramos muchos flashbacks que son recuerdos de Giacomo como el inicio de su amistad con Silvia, sus encuentros con Monica y ese amor de verano que se llamaba Laura. La historia entre Giacomo y Michela se desarrolla como un juego que se inventa ella y se tratará de una relación con fecha de caducidad donde lo más importante es el presente y el vivir y sentir cada momento que estén juntos sin hacerse preguntas, lo que la hace una historia muy especial y donde los protagonistas no pueden ni siquiera intuir que el juego les ayudará a superar sus traumas y que entre ellos surgirá el amor aunque ellos no quieran ponerle nombre. El conocerse el uno al otro hará que casi sin ser conscientes de ello maduren y se influyan positivamente, por lo que el lector deduce casi sin problemas que Michela es la persona perfecta para Giacomo y viceversa.
Otra cosa que me gusta de Un día más es la escena en la que Giacomo se sorprende de ver a los extranjeros en las cafeterías trabajando la primera vez que viaja a Londres pero también encontramos escenas en las que el propio protagonista está con el portátil en alguna que otra cafetería de Nueva York. Debo reconocer que hasta principios de este año a mi me chocaba la idea de estar en una cafetería trabajando con el portátil, tomando notas o leyendo una novela, ya que siempre lo he asociado como algo característico del extranjero y esto se ha acentuado al fijarme en los jóvenes que suelen estar con el portátil en distintas cafeterías (Starbucks, Mascarpone y Café de Indias entre otras) del casco histórico de Sevilla. En el libro Giacomo dice que le choca esta escena porque en Italia, al igual que en España, a la cafetería se va a tomar un café ya sea solo normalmente en la barra o en compañía de amigos, compañeros de clase, etcétera.
Me ha gustado mucho que Fabio Volo muestre cómo son la mujer y el hombre del siglo XXI. Giacomo es un hombre detallista, sensible y al que no le da miedo mostrar sus sentimientos aunque eso signifique llorar mientras que Michela es una mujer con iniciativa al invitarle a Giacomo a tomar un café el día antes de marcharse por trabajo a Nueva York. La escena de la ducha entre Giacomo y Michela es preciosa aunque mi capítulo favorito es el décimo titulado El diario donde se ve lo valiente y arriesgada que es ella al dejarle leer a un desconocido lo que ha escrito sobre él durante los trayectos matinales en el tranvía de camino  trabajo pero también Giacomo es un hombre valiente al irse a Nueva York a buscar a su chica desconocida del tranvía sin saber si su locura acabará bien o será un desastre.
En esta novela de Fabio Volo me he encontrado pequeñas similitudes con las novelas de Federico Moccia. Los diálogos no tienen los característicos guiones, están entrecomillados y a veces es difícil saber quién está hablando al omitir las referencias al respecto. Encontramos referencias a letras de canciones en inglés, cantantes y grupos de música entre otros.
Hay una cosa que no me ha gustado nada de la novela y son las descripciones que Fabio Volo hace para contar como su protagonista masculino pasa al baño o los problemas que tiene cuando viaja. Nunca me he sentido cómoda cuando la gente se pone a hablar sobre la hora de pasar al baño y por esa misma razón no me gusta leer como un personaje de una novela evacua su vejiga o hace sus necesidades.
Il giorno in più fue publicado por la editorial Mondadori en noviembre de 2007 en la colección Arcobaleno (Arco iris) y en octubre de 2008 lo volvieron a publicar en la colección Grandi Bestsellers. Es un libro de 287 páginas que en la librería Vértice de la calle San Fernando de Sevilla cuesta 16 euros.
Un día más ha sido traducido en el año 2008 por Patricia Orts García. Ha sido publicado por la editorial Santillana en enero de 2012 en su edición de bolsillo (Punto de Lectura) y se vende en las librerías por 6 euros. La versión española tiene 322 páginas.

Valoración “Il giorno in più” (Fabio Volo):
8,5/10

P.D.: Las imágenes son de elaboración propia.

14 sept. 2012

Pinceladas

"En este momento, con las canciones de A las cinco en el Astoria, recuerdo el último poema que escribí y que posee una gran influencia del Romanticismo. Hacía un mes que mi abuela había fallecido y lo hice como un homenaje a ella. Estudiaba en la biblioteca cuando empecé a escribirlo y viajé hasta la costa de Llanes evadiéndome durante unos minutos y enamorándome de aquella poesía cuyos primeros versos escribía en una hoja en blanco. Es un poema donde los sentimientos y emociones de un encuentro entre dos amantes se entremezclan con el paisaje que caracteriza al Cantábrico y que tanto recursos me da."

"Experiencias de una joven escritora"
Elena Velarde
6 enero - 22 febrero 2009


Cabellera acariciada por la brisa del mar,
mirada seducida por el enigma del litoral,
labios besados por la dulzura de las olas,
piel amada por el dolor del acantilado.

Sentimientos que en la tempestad se ocultan,
flechazos que a la luz de la luna se descubren,
emociones que entre tinieblas se intensifican,
sensaciones que en la playa se maquillan.

Versos escritos en la arena,
óleos pintados en el muelle,
compases bailados en la marea,
perlas esculpidas en el golfo.

Pinceladas que entre las almejas surgen,
descripciones que a los marineros buscan,
melodías que entre los cangrejos suspiran,
sonetos que a los navegantes inspiran.

Lágrimas ardientes al llegar a la orilla,
caricias robadas al alcanzar el horizonte,
sonrisas turbulentas al pisar la arena,
besos efímeros al sentir el atardecer.

Heridas que llenas de tonalidades reviven,
sueños que durante el otoño florecen,
recuerdos que entre fotografías dibujan,
nostalgias que los lienzos escriben.

Trenzas inciertas bajo la acidez de la lluvia,
párpados huidizos bajo los anhelos del mar,
mejillas difuminadas bajo la pasión de los hielos,
arterias tímidas bajo los vaivenes de la nieve.

Elena Velarde
19 Abril 2007

12 sept. 2012

"Donde termina el arco iris" (Cecelia Ahern)

(Leído en julio de 2012)
Portada de la edición irlandesa de Donde termina el arco iris, segunda novela de Cecelia Ahern y que fue número uno de las listas de best-sellers de Irlanda y Reino Unido. (Fuente: Wikipedia).
No sé exactamente que me esperaba de este libro pero me ha decepcionado mucho. A pesar de que no es una novela que deje huella, engancha de principio a fin y es una lectura ligera y muy idónea para los días de verano.
Aquí os dejo la sinopsis de la novela sacada de la contraportada de la edición de bolsillo:
Rosie Dunne y Alex Stewart, amigos desde la infancia, siguen siendo inseparables a través de los años. Necesitan compartir tanto los momentos importantes como los cotidianos, y se intercambian cartas, postales y correos electrónicos. Sus vidas han tomado rumbos muy distintos: Alex estudia Medicina en Boston mientras Rosie, en Dublín, se esfuerza por sacar adelante a su bebé, fruto de una loca noche de pasión. Donde termina el arco iris nos presenta una selección de los divertidos y frescos diálogos que Rosie y Alex intercambian, y que nos llevan a conocer en profundidad sus respectivas vidas: sus complicados matrimonios, los esfuerzos por hacer sus sueños realidad… y la realidad de unos sentimientos que nunca se han atrevido a revelar. Una novela conmovedora, que pronto se convertirá en película.
Donde termina el arco iris es un libro bastante previsible donde desde las primeras páginas se sabe que los protagonistas, amigos íntimos desde los cinco años, están enamorados el uno del otro aunque no acabarán juntos hasta que cumplan 50 años. A primera vista parece una historia bonita pero a mí no me ha terminado de convencer y más aún si tenemos en cuenta el énfasis que hace Cecelia Ahern en el tópico de que no puede existir una amistad entre hombres y mujeres sin acabar en la cama. (Nota: ¡Vivimos en el siglo XXI y no en el XIX!). Yo sí creo que un hombre pueda tener una mejor amiga y viceversa sin que sea su pareja y la tenga o no, sin embargo, no niego que pueda existir atracción y muchas dudas al respecto, y la mejor medicina en esa situación es hablarlo en persona y no por carta o vía Messenger como hacen los protagonistas de la novela. En ese momento de declaración de sentimientos a tu mejor amigo/a pueden ocurrir tres cosas: 1. que empecéis a salir juntos; 2. que dejéis de ser amigos, por lo que esa amistad no merecía la pena; y 3. que vuestra amistad supere ese momento tan delicado, se consolide y se convierta en una de las amistades de las que más orgulloso/a te puedas sentir con el paso de los años.
Me ha defraudado mucho el estilo de Cecelia Ahern. Me gusta que los escritores innoven y experimenten intentando que la literatura se acerque a la realidad cotidiana que viven, siempre y cuando resulte verosímil. No estoy en contra de que en las novelas de hoy día se inserten e-mails, conversaciones de Messenger y chats, e, incluso, sms (Nota: ¡No voy a leer ninguna novela escrita en lenguaje sms!) pero no me parece creíble que en una novela editada en Irlanda en el año 2004 y cuya acción dura cerca de 50 años haya tanta presencia de un tipo de comunicación que en el verano de 1992 era inimaginable. Si esta novela se hubiese escrito hoy día debería haber incluido también las redes sociales (Facebook, Twitter, LinkendIn…), el Skype y el whatsapp.
Cecelia Ahern es una novelista irlandesa. Nació el 30 de septiembre de 1981 en
Dublín. Se licenció en Periodismo y Medios de Comunicación en el Griffith College de Dublín. Publicó sus dos primeras novelas en 2004: Posdata Te Quiero, de la que se hizo una adaptación cinematográfica en el año 2007 y que fue protagonizada por Hillary Swank (1974); y Donde termina el arco iris. (Fuente: Wikipedia).
            La selección que Cecelia Ahern hace para contarnos la evolución de la vida de los personajes que ha creado no me ha terminado de convencer. Algunos de esos fragmentos me han dado la sensación de que sobraban y su intento de reflejar la escritura de unos niños de siete años y sus faltas de ortografía o las abreviaturas que se usan al escribir un sms no me han parecido convincentes. No me parece una novela idónea para tener su versión cinematográfica.

Valoración “Donde termina el arco iris” (Cecelia Ahern):
4/10
                 

10 sept. 2012

"Scusa ma ti chiamo amore" - "Perdona si te llamo amor" (Federico Moccia)

(Leído entre junio y julio de 2012)
Portada italiana de la edición especial que en el mes de abril de 2009 publicó la editorial BUR Big con la carta que Alex le escribe a Niki mientras ella está viajando por Grecia con sus amigas del instituto tras aprobar la Selectividad y antes de empezar la Universidad a finales de septiembre. La portada es muy similar a la española y en ella encontramos la foto de un faro, unas líneas que reflejan las olas del mar y el dibujo esquemático de unas gaviotas volando en el cielo. (Fuente: Elaboración propia).
Hoy le toca el turno a la reseña de una historia de amor de casi 700 páginas, cuyos protagonistas son una adolescente de 17 años (Niki Cavalli), que está a pocos meses de cumplir la mayoría de edad y de hacer la Selectividad (el esame di maturità italiano), y un joven publicista de 37 años (Alessandro Belli), al que le acaba de dejar su novia de toda la vida (Elena). La historia se desarrolla en Roma aunque durante algunas páginas viajamos a los Alpes austríacos, París y diferentes lugares de Grecia.
La historia está escrita en presente y alterna la primera y la tercera persona. Usa un lenguaje coloquial con presencia de algunas palabrotas, del argot de la juventud de la Italia de hoy día y al particular manera de expresarse de aquellas personas que habitan los suburbios de Roma. Ignoro si todo esto se ve reflejado en la traducción española.
Federico Moccia es guionista cinematográfico y eso se nota mucho en su manera de afrontar la escritura de una novela. Los capítulos suelen ser cortos aunque de extensión variable y parecen escenas de una película. Las descripciones de lugares recuerdan mucho a los itinerarios que se encuentran en las guías de viajes y para los que hayamos estado en Roma, es un placer volver a viajar a las calles y monumentos de la ciudad eterna. Los diálogos no tienen los característicos guiones, están entrecomillados y a veces es difícil saber quién está hablando, ya que Moccia suele omitir las referencias al respecto.
La mayor parte del libro está centrada en contarnos la historia de amor entre Niki y Alex, y el final se resuelve con cierta rapidez y como suele suceder en cualquier comedia romántica. La frase que da título al libro la encontramos siendo el broche final del capítulo 58 poco antes de llegar a la mitad del libro y habiendo sido expresada por Niki. Es el mismo estilo narrativo que ya nos hemos encontrado en Tre metri sopra il cielo (A tres metros sobre el cielo) y Ho voglia di te (Tengo ganas de ti) pero mejorado y escrito con un poco más de madurez, algo que también se observa en la trama y en la construcción de los personajes. Si no habéis leído nada de Federico Moccia y os gusta el género romántico, recomiendo empezar por Perdona si te llamo amor aunque advierto que os vais a encontrar con muchas referencias de marcas comerciales y de letras de canciones.
Habrá personas que no leerán esta novela porque tendrán prejuicios al pensar que las diferencias de edad dentro de una pareja acabarán destruyéndola y que una historia así en la vida real no existe siendo propia de las páginas de la literatura rosa y de las revistas de cotilleo. Yo conozco el caso de una pareja donde ella apenas habría superado los veinte años cuando se conocieron y donde él, viudo, es 23 años mayor que ella, y que hoy día sigue junta y tienen un hijo de tres años. Mientras leía Perdona si te llamo amor, me he acordado mucho de esta pareja y de los obstáculos que han tenido, tienen y tendrán que superar, y que Federico Moccia ha sabido reflejar muy bien.
Perdona si te llamo amor te hace reflexionar sobre los diferentes tipos de amor que existen y que forman parte de nuestro día a día. Uno de ellos es el amor de pareja donde nos muestra algunos de los tipos que hay y del que destacaría el de los padres de Niki (Roberto y Simona Cavalli) que, a pesar de llevar tanto años casados aún siguen enamorados el uno del otro, y que te hace darte cuenta de que una pareja se construye día a día y que la rutina y los problemas cotidianos de la convivencia no tienen porqué pasar factura. Sé que esto puede sonar a utopía, pero, claro, todo depende de lo que cada uno de nosotros hayamos visto en casa, y yo al escribir estas líneas no puedo evitar pensar en mis padres. Una cosa que me gusta mucho de Moccia es que no estoy muy acostumbrada a leer novelas románticas escritas por hombres y a mí me ha impresionado lo bien que se acerca a los sentimientos de las mujeres y también el hecho de que intente derribar esa idea preconcebida que tenemos las mujeres de que los hombres no tienen dudas sentimentales y de que carecen de sensibilidad.
Otros tipos de amor de los que nos habla Moccia son el familiar y el amistoso. El familiar se ve en la relación entre Simona y su hija Niki, y entre Alex y su hermana Claudia pero hay más ejemplos a lo largo del libro. Mientras que el amor que se da entre amigos y que conocemos como amistad lo encontramos en la relación que hay entre las O.N.D.E. (Olly, Niki, Diletta y Erica) y en la de Alex con sus amigos Pietro, Enrico y Flavio mostrándonos como los verdaderos amigos son los que te apoyan cuando estás de bajón, te acompañan en los malos momentos, celebran contigo los buenos momentos y que sabes que estarán ahí en los momentos más importantes de tu vida. Esto te hace darte cuenta de que hay que sentirse muy afortunado si puedes contar con amigos así y si son de los que hiciste cuando estabas en el colegio y que aún mantienes una vez superada la etapa universitaria, tienes un verdadero tesoro que hay que cuidar a diario.
Me ha encantado el personaje de Alex y el de “su chica de los jazmines” y la historia de amor entre ambos. He disfrutado leyendo los pequeños fragmentos donde se habla de surf y de la escena de Niki surfeando en Fregene, lo que ha hecho que ya no asocie el surf sólo a las playas de Australia, California y Hawaii o  a las de Tarifa o a la de Gerra en San Vicente de la Barquera. También me ha encantado leer cómo Alex se hace el despistado y le hace creer a Niki que se ha olvidado de su decimoctavo cumpleaños para después sorprenderla en el aeropuerto de Fiumicino con unos billetes de avión a París y una maleta de mano llena de ropa. Me ha parecido muy romántico y más aún al intuir el importante papel de las ONDE (OLAS) ayudando a Alex.
Scusa ma ti chiamo amore (Perdona si te llamo amor) tiene una adaptación cinematográfica italiana (2008), doblada al español; dirigida por Federico Moccia y protagonizada por los actores Raoul Bova (Roma, 1971) y Michela Quattrociocche (Roma, 1988). Reconozco que he visto la película en español un par de veces antes de leer el libro y una tercera tras leerlo en español la primera parte y en versión original la segunda. Debo decir que el libro es mucho mejor que la película y que se entiendo bastante mejor la historia leyendo la novela que viendo la comedia romántica que es.

Valoración “Scusa ma ti chiamo amore” (Federico Moccia):
7,8/10

P.D.: Este mediodía he empezado a leer la continuación: Scusa ma ti voglio sposare – Perdona pero quiero casarme contigo (http://pinceladasdeliteratura.blogspot.it/2012/11/scusa-ma-ti-voglio-sposare-perdona-pero.html). Sólo me ha dado tiempo a leerme el primer capítulo.


Otra reseña interesante de esta novela:

-          http://www.letrasyescenas.com/2009/06/perdona-si-te-llamo-amor-federico.html (Publicada el 14 de junio de 2009).

7 sept. 2012

Yele

"Aún no ha alcanzado los 20 años y sueña con poder ver algún día sus novelas publicadas. Mientras tanto, se encuentra enfrascada en la escritura de su segunda novela, en terminar la primera y en sus estudios universitarios que en apariencia poca relación tienen con la literatura.
Le gusta el nombre de Yele. Es original y diferente, adjetivos que también usaría para describirse a sí misma. A Yele la podríamos definir como una escritora a contracorriente que ha escogido una parte de su nombre de pila en ruso y su primer apellido por ser poco conocido habiendo muchas personas que no saben como escribirlo y que lo confunden con otro muy parecido, a pesa de ser el de uno de los héroes del 2 de mayo y de que una de las calles que desembocan en la Maestranza lo usan como nombre.
Quiere que disfruten leyéndola igual que cuando escribe o lee las novelas de Jordi Sierra i Fabra o los poemas de Neruda. A pesar de ser muy charlatana, a la hora de escribir es capaz de decir mucho en pocas palabras.
Nunca imaginó lo importante que podría llegar a ser la escritura para ella con esos bloqueos en los que ha aprendido a no presionarse y a centrarse en otras cosas hasta que hayan pasado y esos otros momentos en los que necesita coger papel y boli y llenar con palabras hojas y hojas en blanco."

Elena Velarde
Finales de 2006.

NOTA:
Los héroes del 2 de mayo de 1808 son: Daoiz, Ruiz y Velarde.

5 sept. 2012

Recuerdos de infancia

"Judith y Lluvia se conocían desde los tres años aunque no recordaban cómo comenzó su amistad. Durante varios años fueron vecinas en una urbanización de Montequinto. Cuando eran niñas solían estar siempre en los columpios, jugando al elástico que a veces ataban a una farola o al teje que dibujaban en el suelo, y en verano su vida giraba en torno a la piscina y su chiringuito. Al llegar a los doce años las cosas empezaron a cambiar, dejaron de jugar y empezaron a dedicar horas y horas a charlar en los portales, la psicina... Los estudios, los chicos, la menstruación y la depilación eran los temas de conversación más comunes en esa época pero también otros, más secundarios que no por ellos menos importantes.
La mudanza significaba cambio y era la primera vez que deseaba alejarse de Montequinto. El oír esa palabra era una de las cosas que más temía escuchar de sus padres cuando contaba unos trece años pero con quince lo necesitaba. Dejaba atrás una etapa importante de su vida, cuyas heridas nunca terminaron de cicatrizar, y empezaba otra con ilusión."
Elena Velarde
"Pinceladas al óleo" (2ª novela)
Capítulo 5. Poesía. Escrito en marzo de 2006 y corregido en octubre de 2010. 

Otro fragmento más de "Pinceladas al óleo" (2ª novela):
"Judith era una persona que en muchos aspectos los pasos que marcaba la sociedad en la que vivía los andaba al revés. No le gustaba ser igual a los demás y no le resultaba fácil expresar lo que sentía. Las personas que la conocían sabían que, a pesar de que a Judith era fácil hacerla explotar, lo que más daño le atormentaba se lo solía callar, incluso a sí misma. Su sufrimiento no era visible ni tampoco fácil llegar a él. 
Ese deseo de distinguirse de los demás acarreaba un alto precio: incomprensión, angustia, dudas. Buscaba respuestas y casi nunca las encontraba."
Capítulo 7. Tarde de sábado. Escrito en abril de 2006 y corregido en octubre de 2010.

Os dejo tres frases sacadas de "Pinceladas al óleo" (2ª novela): 
"A Judith le gustaba tenerlo todo bajo control y quien la conocía también sabía que cuando se proponía algo no cejaba en su empeño hasta conseguirlo." (Capítulo 4. En casa de Harry y Judith)
"La admiraba porque su fragilidad era sólo apariencia y había sabido alcanzar sus sueños de adolescencia." (Capítulo 6. Recuerdos y cafés con leche)
"Era una mujer a la que le gustaba el riesgo y que no se rendía ante nada." (Capítulo 8. La magia existe)

He publicado hasta el capítulo 9: http://www.potterfics.com/historias/61609



Os dejo un par de breves fragmentos de mi primera novela titulada "La chica de los ojos azules" y cuyo primer borrador escribí entre los meses de febrero de 2002 y enero de 2006.

"Nunca se había sentido tan confundida por un chico y eso que no pensaba enamorarse mientras estuviese en Igarka pero el amor es algo que surge cuando menos lo esperamos y por circunstancias aún desconocidas para la racionalidad humana." (Capítulo 10. Natalia se enamora, página 29)

"- ¿Por qué no puede ser todo un poco más fácil?
- Entonces no valdría la pena luchar y la vida no sería tan interesante." (Capítulo 19. Reencuentros, página 54)

3 sept. 2012

Vuelta a la rutina

Se acabaron las vacaciones y hay que volver a la rutina. Para mí el año empieza, además el 1 de enero, el 1 de septiembre (este año el día 3), así que espero que el curso 2012/2013 no sea tan duro como el 2011/2012. Ha sido un verano atípico y extraño pero especial y menos mal que al final no he hecho casi nada de lo que tenía previsto porque de sólo pensarlo me estreso. He logrado desconectar de Internet: blog, correo electrónico, redes sociales... y me ha sentado de maravilla.

Me he terminado de leer "Il giorno in più"/"Un día más" de Fabio Volo, de la que ya tengo escrita con bolígrafo la reseña con una valoración de 8,5/10. Me he leído "Pomelo y Limón" de Begoña Oro, que está pendiente de una relectura para escribir una reseña; "Studio Sex" de Liza Marklund (sin reseña); "El diablo viste de Prada", cuya reseña tiene una valoración de 8/10; "Cita con el pasado" de Nora Roberts, cuya reseña ha sido valorada con  un 8,8/10; "Ola de calor" de Richard Castle, con una reseña valorada con un 7/10; "Algo prestado" ("¿Me lo prestas?") de Emily Giffin, de la que no me ha dado tiempo a escribir pero debo decir que me ha gustado mucho. He empezado a leer "Cuatro rubias" de Candace Bushnell. Tengo pensado publicar las reseñas a partir del lunes que viene pero todo depende de como me vaya esta semana.

Por último, he seguido los Juegos Olímpicos todo lo que he podido. Vi algunos eventos deportivos y las ceremonias de inauguración y de clausura gustándome más la segunda.