9 jun. 2015

“El testamento de Santa Teresa” (Antonio Puente Mayor)

(Leído en mayo de 2015)
En la portada de El testamento de Santa Teresa podemos observar la reliquia con la mano incorrupta de Teresa de Jesús y a un grupo de hombres que combaten durante la Guerra Civil española (1936 – 1939). (Fuente: Elaboración propia).
El testamento de Santa Teresa es una novela que ha escrito el filólogo y guía turístico Antonio Puente Mayor (Sevilla, 1978) y que se encuentra a medio camino entre la novela policíaca y la novela histórica. Lo ha publicado la editorial sevillana Algaida Editores el 2 de abril de 2015, que fue Jueves Santo y que en Sevilla es festivo y uno de los días más importantes dentro del calendario social de la capital hispalense (de ahí mi extrañeza y la del autor cuando se conoció la fecha de publicación). Tiene 400 páginas y  41 capítulos más una introducción de ocho páginas, un epílogo de otras ocho y un apéndice de 19 páginas. Se trata de una edición denominada rústica con solapas y cuesta 18 euros.
La trama de El testamento de Santa Teresa es interesante y original al entremezclar tres épocas distintas. 2015 es el año del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa y Antonio Puente Mayor ha escrito una novela sobre este personaje histórico que se diferencia bastante a las otras novelas sobre ella que nos podemos encontrar en las librerías. El autor ha investigado de una manera exhaustiva durante algo más de tres años y el resultado es una novela con un enfoque distinto y atractivo. La novela posee un ritmo ágil que en ningún momento se hace pesado y/o aburrido.
Santa Teresa de Jesús es un personaje histórico que nunca me ha atraído mucho y la época en la que vivió forma parte de dos de las asignaturas que menos me gustaron de la carrera: Historia Moderna de Europa e Historia Moderna de España (tanto es así que irme a la cafetería a tomarme el café de media mañana era mejor plan que ir a clase y coger apuntes). La Guerra Civil española (1936 – 1939) tampoco es uno de mis hechos históricos favoritos. Todo esto lo cuento para que se entienda que al principio estuve bastante reacia en leer la novela. Sin embargo, me sorprendió la escasez de capítulos que se centran en el siglo XVI y en la Guerra Civil, y el estilo del autor que hace dichas épocas algo más amenas, sobre todo, para una historiadora a las que nunca le ha gustado mucho dichas épocas.
Antonio Puente Mayor sabe alternar muy bien el presente con el pasado y saltar de la actualidad al siglo XVI o a los años de la Guerra Civil. Un detalle que me ha encantado es como el autor ha afrontado el apéndice. Se trata de un anexo muy personal, contado desde su propia experiencia y que lo distingue de la mayoría de los apéndices que te puedes encontrar en novelas históricas y que más bien parecen artículos de revistas especializadas y que suelen ser aburridos hasta para mí.
Los personajes de El testamento de Santa Teresa están muy bien construidos y son creíbles. Con el que más me he identificado es con el de Carla, la protagonista, por ser tan curiosa y por su incapacidad a orientarse, incluso en su propia ciudad, creando situaciones bastante divertidas y algo embarazosas con las personas que la rodean. Este personaje le ha permitido al autor trasladar a la novela parte de su experiencia de sus años de doctorado y he disfrutado mucho leyendo esa parte árida de una investigación predoctoral y su metodología.
Reconozco que me ha sorprendido mucho y para bien el estilo de Antonio Puente Mayor. La edición de la novela está muy cuidada y ha sido corregida varias veces. Apenas se encuentran erratas a lo largo de sus páginas, salvo dos o tres como puede ser la de gelatto (es gelato) en la página 227.
Entre las referencias socioculturales que salpican las páginas de El testamento de Santa Teresa nos encontramos con la Universidad Carlos III, Lufthansa, San Juan de la Cruz, Alfonso XIII, Roosevelt, Nino Rota, Caravaggio, Bernini, La dolce vita de Federico Fellini, Romeo y Julieta, la chocolatería Valor, el iPod, Celia Cruz, la Celestina, Audrey Hepburn, Vacaciones en Roma, Kiss FM, Minnie Mouse, Nintendo 3DS, Yves-Rocher, Drácula, Marvel, Zara, la banda terrorista ETA, Ágatha Ruiz de la Prada, la levadura Royal, Coca-Cola, Cervantes, Katy Perry, la CNT, Imperio Argentina, YouTube, Michael Jackson, Marilyn Monroe, Messi, Cristiano Ronaldo, Iniesta, Shakira, Dowton Abbey, el Códice Calixtino, el Lazarillo, La vida es sueño, Van Gogh, Picasso, Plotino, Santa Catalina de Siena, Jorge Luis Borges, Juan Ramón Jiménez, Octavio Paz, María Zambrano, el McDonald’s o San Felipe Neri.
La novela se desarrolla en muchos lugares y se viaja bastante a lo largo de sus páginas, de ahí que la podamos considerar como una road-trip. La introducción se desarrolla en una iglesia de Chicago en el verano de 2005. Los capítulos que centran su acción en la actualidad se desarrollan en Valladolid, Madrid, Salamanca, Roma, Alba de Tormes, Sevilla (el capítulo ambientado en mi ciudad natal me ha gustado especialmente y me ha hecho gracia en determinados momentos, ya que yo soy una de esos sevillanos no cofrades que existen en la capital hispalense y reconozco mi analfabetismo en cuestiones relativas a la Semana Santa – cuando leáis la novela entenderéis a que me refiero), Ávila, Murcia, Baeza y Ronda entre los meses de diciembre de 2010 y abril de 2015. Los capítulos centrados en la vida de Teresa de Jesús se desarrollan en Medina del Campo, Salamanca y Alba de Tormes entre 1582 y 1583. Los capítulos centrados en la Guerra Civil española se desarrollan en Ávila, Ronda y Málaga entre 1936 y 1937 más uno que se desarrolla en Madrid en 1973. También se citan localidades como Hondarribia, Lisboa, Santiago de Compostela, Biarritz, Toledo, El Ferrol, Irún, Lorca, Logroño, Zaragoza, Ponferrada, Segovia, Úbeda, San Sebastián, Bilbao, La Carolina, Bogotá, Bruselas, París, Nápoles, Génova, Alcalá de Henares, Benicarló, Valencia, Grazalema, Antequera, Algeciras, Vélez-Málaga, Cádiz, Mérida, Astorga, Vitoria, Pamplona, Viana, Tours, Motril, Almería, La Coruña, Barcelona o Guadix.

 Valoración “El testamento de Santa Teresa” (Antonio Puente Mayor):
9,35/10

P.D.: Antonio, gracias por la dedicatoria y por el apoyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes escribir lo que pienses, opines, etcétera sobre la correspondiente entrada pero siempre con respeto. Se borrarán los comentarios que sean ofensivos, difamatorios o spam y aquellos que quieran aprovechar este blog para publicitarse.