23 jun. 2016

"Londres después de ti" (Jara Santamaría)

(Leído en junio de 2016)

(Fuente: Elaboración propia).
Hoy reseño la novela que ha ganado la cuarta edición del Premio Literario “LA CAIXA” / PLATAFORMA Literatura juvenil escrita por jóvenes autores correspondiente al año 2015 y cuyo fallo se conoció durante un desayuno literario en el Caixa Forum de Madrid el pasado 10 de mayo de 2016 (en esta entrada titulada New Adult “made in Spain” me hacía eco de dicha noticia: http://www.pinceladasdeliteratura.es/2016/05/new-adult-made-in-spain.html). El plazo de entrega había finalizado el pasado 15 de diciembre de 2015 y la edad máxima para participar eran los 25 años inclusive. El pasado jueves 16 de junio de 2016 se convocó la quinta edición, cuyo plazo de presentación de manuscritos estará abierto hasta el próximo 15 de enero de 2017, y presenta dos importantes novedades: la edad de los participantes se amplía hasta los 30 y los originales sólo se podrán enviar por correo electrónico. Aquí os dejo el enlace a las bases en castellano de la presente edición: http://www.plataformaneo.com/medialkxa/264/0/4182/5%C2%AA-edicion-premio-literario-la-caixa-plataforma.html.
Ejemplares de las ediciones en castellano de las cuatro novelas que han ganado el premio citado en el primer párrafo, ya que un poco más tarde de su publicación en español se publicaron en catalán. En la primera edición correspondiente al año 2012 ganó Los días que no separan de Laia Soler (de esta joven autora leridense sólo he leído Heima es hogar en islandés y puede que le dé una oportunidad a la tercera novela que ha publicado: Nosotros después de las 12), en la segunda del año 2013 fue Corazón de mariposa de Andrea Tomé (la única novela ganadora que había leído hasta el momento),  en la tercera del año 2014 fue Al final de la Calle 118 de Clara Cortés y en la cuarta del año 2015 ha sido la que hoy reseño: Londres después de ti de Jara Santamaría. (Fuente: https://www.facebook.com/Plataformaneo/photos/a.319688621418170.79946.296738323713200/1011991335521225/?type=3&theater).
Londres después de ti  es una novela juvenil que se enmarca dentro de la etiqueta comercial del New Adult y la ha escrito Jara Santamaría (Zaragoza, 1990), una joven graduada en Periodismo y actual estudiante de un Máster en Gestión Cultural (una disciplina profesional que abarca la Historia, la Arqueología, el Arte, la Literatura, el Cine, la Música, la Danza… y a los archivos, las bibliotecas, los museos, las excavaciones y prospecciones arqueológicas…). El 16 de mayo de 2016 se publicó en papel gracias al sello Neo de Plataforma Editorial aunque a día de hoy aún no la he visto en ninguna librería de Sevilla de las que he visitado, ni siquiera en las estanterías de la sección de Literatura Juvenil o de Novela Romántica. Se trata de una edición denominada rústica con solapas y cuesta 15,90 euros. Tiene 234 páginas y 33 capítulos cortos pero de extensión variable más un prólogo de dos páginas. En julio se publicará en catalán con el título de Londres després de tu.
Londres después de ti es una novela arriesgada y que apuesta por hablar del desamor y de la monotonía del día a día, algo que puede aburrir a muchos lectores, sobre todo al tratarse de una novela juvenil. A pesar de esto, cumple con algunos de los requisitos propios de este tipo de novelas como el estar narrada con lenguaje coloquial y en primera persona por la protagonista y el que los protagonistas tengan veintipocos años. Respecto a la edad de Naira, ha habido un par de menciones que no me han parecido muy verosímiles, ya que no es normal irse de Erasmus con 19 años o acabar la carrera antes de los 21 en el Plan Bolonia y menos aún en el de las antiguas licenciaturas aunque con las antiguas diplomaturas sí podría ser creíble.
Me ha gustado mucho el estilo de Jara Santamaría y la felicito por no haber caído en los tópicos y en las ideas preconcebidas que hay desde hace años sobre la Erasmus y haya mostrado una imagen más realista de una beca europea que en 2017 celebrará 30 años. Está muy bien utilizado el recurso de los flashbacks y la idealización de Naira respecto a su relación con Jarek aunque sólo muestre pinceladas de cómo fue esta durante la Erasmus y cómo vivieron su amor a distancia tras dicho año, y algo que es bastante realista porque alguna que otra pareja surge durante esos meses y mantienen una relación sentimental durante ese tiempo con independencia de lo que puedan durar al volver a sus respectivos hogares. Otro detalle que me ha chocado un poco es referirse a la Erasmus usando el género masculino cuando yo estoy acostumbrada a usar el femenino, ya que suelo hacer referencia a la beca y/o a la experiencia pero puede que Jara Santamaría y su editora, Miriam Malagrida, se refieran al año, lo cual también es correcto.
Otra cosa que me gusta mucho de Londres después de ti y en la que creo que Jara Santamaría ha arriesgado mucho es en desmitificar en que vas a encontrar un buen trabajo remunerado en tu país o en el extranjero con relativa facilidad al terminar la carrera. Está muy bien lograda la sensación que se intenta transmitir de lo perdida que está la protagonista, su envidia hacia aquellas personas que tienen una vocación muy marcada desde hace años aunque ésta se puede llegar a perder y el hecho de que no es fácil emigrar a una ciudad tan llena de españoles como es Londres.
Entre las referencias culturales que encontramos en Londres después de ti podemos citar: el Skype, la BBC, Downton Abbey, Samuel Johnson, Cenicienta, Blancanieves, Coca-Cola, Ratatouille, Instagram, Hércules, el Photoshop, los Rolling Stones, los Beatles, el WhatsApp, Twiggy, Facebook, YouTube, Britney Spears, Grease o Charles Chaplin.
Londres después de ti se desarrolla en Londres y durante algunos capítulos viajamos hasta la República Checa. También se mencionan Madrid, Estados Unidos, China, Brasil, Escocia, México y Canarias.


Valoración “Londres después de ti” (Jara Santamaría):
9,7/10


Otras reseñas interesantes de Londres después de ti:
-          http://voragineinterna.blogspot.com.es/2016/05/resena-londres-despues-de-ti.html (Publicada el 16 de mayo de 2016)

6 comentarios:

  1. Es un libro que no estoy segura de leer, tiene buena pinta pero al haber despertado críticas tan variadas y tener un pila de pendientes enorme, no sé..

    Me alegro de que lo hayas disfrutado
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Elena!
    Como ya te dije, creo que este libro no está hecho para mí.
    Me gusta como está escrito. Y si hay que buscar sus virtudes, pueden encontrarse:
    -Es una historia realista (en la mayor parte de su contenido).
    -Tiene una protagonista poco convencional, creo que roza un poco el victimismo y la dependencia. Es muy arriesgado apostar por este tipo de protagonista en la sociedad actual, tan volcada en el concepto de mujer fuerte e independiente.
    -El personaje principal está bien caracterizado.
    -La forma de narrar es diferente de otras novelas juveniles.
    -Plasma una monotonía, que es la realidad de la vida, (la vida es una repetición diaria) chocando con el habitual concepto de acción en la literatura comercial.
    -Rompe un poco con el concepto de que si te vas al extranjero todo te saldrá bien.

    Hasta ahí, lo que considero puntos buenos objetivos. Y ahora...te comento un poco que me ha parecido más allá.

    En lineas generales no me ha gustado. No me ha gustado esa protagonista tan sumamente dependiente que no pensaba en otra cosa que no fuera su novio. Valoro el riesgo de la autora por apostar por una protagonista así, pero no he podido sentir simpatía alguna por el personaje, ni por su destino. He tenido una completa falta de empatía con ella y, por lo tanto, con la historia.

    (...)

    ResponderEliminar
  3. A partir de aquí Spoilers:

    (...) Luego he sentido que no pasaba nada. Nunca pasaba nada. Entiendo que es realismo, la vida es así, días y días en los que no ocurre nada. Pero yo no leo una historia para que no pase nada. Los flashback me hacían desconectar, yo quería avances y jamás llegaban. Siempre retroceso, siempre vuelta al mismo punto. Esa lentitud ya no está hecha para mí, me gustaba cuando leía clásicos, pero desde que me tiré a la literatura comercial espero acción en casi cualquier novela. Quiero que pase algo y, a ser posible, que sea relevante.

    Tampoco me ha gustado la idealización de Jarek. Entiendo que, al ser primera persona, no es que la autora haya creado un Gary Stu, si no que es una perspectiva idealizada de Naira al estar enamorada. Es decir, aunque entiendo que es parte de la caracterización del personaje principal, eso no ha hecho que el personaje me despierte simpatía alguna, aunque me ha caído ligeramente mejor que Naira ya que él si lucha por un objetivo (el piano).

    Luego, hay cosas que creo que se podrían haber explotado más. Naira en un par de capítulos ya tiene sitio donde vivir y trabajo. Me habría gustado más esa sensación de sentirte perdido, (pagando una pensión o similares hasta que encuentra el piso) de la angustia de saber que estaba perdiendo un dinero (ya fuera prestado por sus padres o suyo), hasta que encontrara trabajo. Me habría gustado ver esa parte de la historia.

    Al haber estudiado derecho, eché en falta referencias a derecho. Que, por cierto, no hay derecho más incompatible con el español que el británico, es un sistema completamente diferente donde no hay Constitución y los jueces ordinarios crean jurisprudencia entre ellos. Cualquier país sería mejor que Londres (o EEUU) para ganarse la vida un graduado en derecho español. Italia sería la mejor opción (la mayor parte de nuestro derecho viene del romano).

    No me gustó el móvil de la protagonista. No entiendo que se fuera a Londres por amor, pero, por ejemplo, repitiera que ella no se iría a la República Checa por amor. Sinceramente, tienes que coger un avión para ver a tu familia igual, a efectos prácticos es similar.

    Tampoco que apenas le dedicara pensamientos a su familia, ni recuerdos a amistades anteriores. Todo estaba centrado en el Erasmus y en Jarek, como si no tuviera vida más allá de ello.

    Lo único que me gustó un poco es esa sensación de darte a ti mismo falsas esperanzas en una relación, incluso cuando está todo roto.
    También me gustó esa escena en la Republica Checa, cuando Naiara se acerca a Jarek y su grupo y siente que ha roto la magia entre ellos. Esa muestra de distancia cultural me gustó.

    Pero en general no he estado contenta con la manera de llevar el tema de la relación a distancia, creo que muchas personas que hemos tenido una relación a distancia y nos hemos movido por esa relación, nos hemos sentido decepcionados con el sentido que se le da a eso en esta novela. Especialmente reseñable es la escena en la clase de vidrieras cuando la prota habla con la anciana y la anciana habla de las cartas.

    De hecho, la iba a recomendar la novela a una amiga, pensando que la animaría (ella está en otro país al no tener oportunidades aquí, su novio aun está terminando la carrera). Pero al ver el desenlace lo olvidé al instante.

    También he echado en falta algún elemento cómico (está Adriana...pero no es suficiente para compensar la carga emotiva de tristeza que se pasea por todo el libro).

    ResponderEliminar
  4. (Más Spoilers)
    (...)Y lo de Carlos me parece cogido con pinzas y fácil. Los dos de Madrid. Los dos viviendo en Londres. Bien. Ok. Parece una decisión tomada así, porque sí, no veo sentimientos entre ellos, no los percibí. Eso sí, Carlos cala a la protagonista muy rápido en esa conversación que tienen casi al final de la historia (lo cual me hizo saber que la autora había hecho conscientemente a Naiara de esa manera)

    Tampoco entendía por qué a Carlos le gustaba Naira. En serio. No veía conexión entre ambos personajes. Me habría parecido más creíble un romance entre Adriana y Naira, de verdad, ellas dos tienen una buena conexión en la historia.

    Creo que si Naira hubiera acabado soltera y feliz me habría gustado más la historia. Porque el hecho de que esté con Carlos y siga en Londres me transmite que aunque quiera fingir que no, se aferró a un clavo ardiendo, llamado dependencia.

    En fin. Lo que te dije el otro día. La novela está muy bien escrita. Puede gustar a muchos. Pero no es para mí porque a mí Naira en "la vida real" me caería muy mal. No hay muchas razones objetivas. Es pura falta de empatía con la historia y con la forma de desarrollarla. Un aspecto muy subjetivo y que no tiene nada que ver con la calidad de la novela, ya que considero que Londres después de ti es una buena novela, pero no es para mí.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Ya sabes que a mí esta novela me ha encantado, y me alegra que a ti también te haya gustado tanto.
    Yo creo que Naira es un personaje muy acorde a la generación de jóvenes de hoy día, una persona insegura, que no termina de saber lo que quiere, a quien le cuesta tomar decisiones y que lo único que quiere es ser feliz con el amor de su vida. Es una historia muy triste, pero le veo cierto optimismo por ese final y, sin duda, Jara escribe muy bonito.
    Por cierto, a mí no me parece que la edad sea corta, yo me fui de Erasmus con 20 años, en tercero de carrera, y la mayor parte de mis amigos se fueron en segundo, por lo que 19 es una edad muy común para ello. Y si cuentas con el plan universitario anterior a Bolonia, una diplomatura es de tres años, por lo que la gente acaba la carrera con 21.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. @Nube Cleyra, yo te lo recomiendo. A mí me gustó mucho porque lo vi muy realista y yo tengo la experiencia de haber vivido una Erasmus y de haber vuelto unos años después a la misma ciudad a trabajar y sé el peso que tienen los recuerdos. Besos, Elena Velarde.

    @Raquel, muchísimas gracias por tus tres larguísimos comentarios que son más bien una reseña. Ya sabes que para mí siempre es un placer leerte. :-) Un beso, Elena Velarde.

    @Natalia (Arte Literario), ¡muchísimas gracias por leer la reseña y comentar, y bienvenida al blog! Gracias por la apreciación que comentas sobre la edad porque desconocía lo de poder irse de Erasmus en 2º de carrera y apenas he conocido gente que se haya ido con 19 - 20 años (parece que no lo he explicado bien en la reseña y se entiende otra cosa). Yo me fui de Erasmus con 22 años, en 5º de carrera y la mayoría de los que conozco que se fueron de Erasmus por aquella época se fueron en 4º - 5º de carrera y aún así creo que a esa edad aún somos muy jóvenes. En tu reseña explicas mucho mejor que yo en la mía, lo que significa esa experiencia y como dices en tu respuesta a mi comentario en mi reseña es una experiencia que hay que vivirla y desde mi punto de vista hay muchas maneras de vivirla. Otra cosa que me gusta mucho de la novela es el peso que tienen los recuerdos porque es algo muy real, ya que yo experimenté algo parecido cuando un tiempo después volví a trabajar a la misma ciudad en la que había estado de Erasmus. Un abrazo, Elena Velarde.

    ResponderEliminar

Aquí puedes escribir lo que pienses, opines, etcétera sobre la correspondiente entrada pero siempre con respeto. Se borrarán los comentarios que sean ofensivos, difamatorios o spam y aquellos que quieran aprovechar este blog para publicitarse.