6 sept. 2016

"El signo del dragón" (Ricardo Alía)

(Leído en agosto de 2016)


(Fuente: Elaboración propia).
El signo del dragón es la primera novela policíaca de Ricardo Alía (San Sebastián, 1971) y con la que se inicia la Trilogía del Zodíaco. Maeva Ediciones la publicó el 14 de abril de 2016 en una edición denominada rústica con solapas. Tiene 360 páginas y cuesta 19,90 euros aunque a mí me costó 17,91 euros cuando lo compré en la caseta de una pequeña librería sevillana en la Feria del Libro de Sevilla. La segunda parte de la trilogía se publicará durante este mes de septiembre de 2016 con el título de El vuelo de la serpiente y la tercera lo hará en el mes de enero de 2017 con el de El salto del caballo.
No sé muy bien qué me esperaba de esta novela pero la trama no ha logrado que me haya gustado demasiado. Me han sobrado muchas explicaciones que se dan y que hacen que durante determinados pasajes parezca más una guía turística que una obra de ficción. Alguna anécdota histórica-arqueológica me ha parecido interesante pero tengo la sensación de que están puestas de relleno y que se podrían haber eliminado.
Los personajes tampoco me han gustado mucho y las relaciones entre ellos me han parecido muy forzadas. Un ejemplo de algo que he visto demasiado precipitado es la relación que se establece entre el inspector Medina y Cristina. Sin embargo, me ha parecido un acierto como ha introducido el autor y como trata temas delicados como la homosexualidad o la violencia de género. Ciertos pasajes de la novela protagonizados por Erika, Leire o Cristina me han gustado bastante.
Entre las referencias culturales que nos encontramos en El signo del dragón podemos citar: Bruce Springsteen, Le Monde, Pío Baroja, Napoleón Bonaparte, Sleepy Hollow, Johnny Depp, Errol Flynn, los Iron Maiden, la Biblia, Julio César, el Festival de Cine de San Sebastián, San Alberto Magno, Alfred Nobel, el matrimonio Curie, los Reyes Católicos, Strauss, la Filarmónica de Berlín, Garci, Berlanga, Elizabeth Taylor, Armani, Duncan Dhu, La Oreja de Van Gogh, el Real Sociedad, el Athletic Club de Bilbao, Sancho el Sabio, la Universidad de Navarra, José Bonaparte, Michael Jordan, la Traviata, Unamuno, Juan Sebastián Elcano, el IRA, Blas de Lezo, Telecinco, el general Pinochet, Jack el Destripador, Expediente X, los Beatles, John Lennon, el Odyssey, el arqueólogo Howard Carter, la tumba de Tutankamón, Cristóbal Colón, Tintoretto, Robert de Niro, Fernando de Magallanes, Kafka, Richard Wagner, el Kremlin, Immanuel Kant, Google, Charles de Gaulle, el FBI, Dante, Turner, Rasputín, Mata Hari, The Rolling Stones, Hércules, San Jorge, Beowulf o Darwin.
La novela está salpicada de términos vascos como: txapela, txirimiri, harrijasotzale, euskal, bidegorri, kaixo, eskerrik asko, etxea, goazen aurrera, lehendakari, ikastola, neska, aita, aitona, ama, ertzaintza, ez pasatzen, barkatu, Teleberri, agur, herriotza gehioga, zuritos, kalimotxo, abertzale, ikurriña, kokotxas, txipirones, oso ondo, euskal presoak etxera, bai, lasai, herriko, txakoli, patxaran, egun on, mutil, gero arte, arrantzales, banzai, kale borroka, amonas u Olentzero.
El signo del dragón se desarrolla principalmente en San Sebastián durante los meses de enero y febrero de 2012. Durante algunas páginas viajamos con algunos de sus personajes a Hendaya, Irún, Kaliningrado y París. También se mencionan Madrid, Tudela, Rentería, Lovaina, Trafalgar, Lepanto, Hondarribia, Bruselas, Cartagena de Indias, Londres, Torrejón de Ardoz, Sevilla, Praga, Stonehenge, Pearl Harbor, Moscú, Caracas, La Habana, Mondragón, Ávila, Oñate, Hong Kong, Kiev o Dresde, entre otros lugares.


Valoración “El signo del dragón” (Ricardo Alía):
5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes escribir lo que pienses, opines, etcétera sobre la correspondiente entrada pero siempre con respeto. Se borrarán los comentarios que sean ofensivos, difamatorios o spam y aquellos que quieran aprovechar este blog para publicitarse.