15 oct. 2018

¡Feliz Día de las Escritoras 2018!


Hoy es lunes 15 de octubre y se celebra la onomástica de Santa Teresa de Jesús y el tercer Día de las Escritoras que la Biblioteca Nacional de España celebra desde 2015 con el objetivo de visibilizar a las mujeres escritoras del pasado, presente y futuro. Con esta Pincelada Literaria quiero traer al blog mi pequeño homenaje centrándome en unas pocas escritoras españolas nacidas durante la década de 1980 (1981 – 1990), es decir, las que formarían parte de mi generación.
Antes de hablar sobre ellas y del porqué de su elección, me gustaría anunciar que estoy empezando a planificar y a poner por escrito ideas de lo que a medio o largo plazo podría convertirse en una novela. De momento sólo puedo decir que la ambientación será europea y que tratará sobre temas que siempre me han interesado y que apenas he visto reflejados en las novelas que se han publicado en España en la última década. Por último, me gustaría comentar que lo que me ha animado a dar el paso han sido, entre otras cosas, es la huella tan marcada que me han dejado las novelas de Rachel Bels tras leerlas y una conversación bastante informal e intensa que tuve hace un par de semanas con Virginia S. McKenzie.
La primera autora con la que quiero comenzar este humilde homenaje a las escritoras españolas de mi generación es con Estefanía Yepes (Barcelona, 1988). Es una joven que hace apenas unos meses llegó a la treintena consiguiendo un sueño que perseguía desde hacía años y es que Esther Sanz haya confiado tanto en la elegancia de su estilo que haya decidido publicar una de sus obras en el sello editorial de Titania de Ediciones Urano. Estefanía Yepes es una autora híbrida (al igual que otras autoras del citado sello como Alice Kellen o Abril Camino), que ha autopublicado casi todas sus novelas entre las que destaca Ladronas de Nueva York, y que debutará en Titania con una novela protagonizada por una joven correctora de manuscritos que sueña con ser escritora. Esto último la habría convertido en una compra ideal en el día de hoy, es decir, el Día de las Escritoras 2018. Sin embargo, no se publicará hasta el próximo 19 de noviembre, por lo que podría ser una lectura ideal para el mes de diciembre. Os dejo el enlace a la página web de Titania por si queréis leer la sinopsis: http://www.titania.org/es-ES/catalogo/catalogo/el_ultimo_llanto_de_los_delfines-500000393?id=500000393. (Fuente: https://twitter.com/nia_yepes/media).
La segunda autora de la que quiero hablaros hoy es Rachel Bels (Madrid, 1984). Es una escritora emprendedora, valiente e innovadora. Además de escribir, ha creado una editorial que se llama Romeo Ediciones y ofrece como freelance el servicio de Asesoría Valiente (https://rachelbels.com/asesorias/) donde ha incluido elementos que la caracterizan a ella como autora y la diferencia de otras asesorías literarias más tradicionales que ofrecen otras autoras. La maquetación de sus novelas es arriesgada, original y atractiva, además de estar cuidada al detalle. Por último, ha sido capaz de desnudarse ante el lector en las tramas de sus dos últimas novelas publicadas al incluir una subtrama de crecimiento, reencuentro y redescubrimiento de la protagonista consigo misma que es demasiado personal según palabras de Rachel Bels. (Fuente: https://www.facebook.com/RachelBelsWriter/photos/a.1449091222069620/2017770378535032/?type=3&theater).
La tercera y última autora a la que hoy me gustaría homenajear es Virginia S. McKenzie (Cádiz, 1982) por ambientar su única novela publicada en el ambiente del deporte de élite y escogiendo uno que es muy minoritario en España. Para mí es el mejor New Adult que he leído y del que destaco lo bien documentado que está y el riesgo de la escritora por escribir sobre Patinaje artístico y de la editorial por publicarlo. Debido a su ambientación en el mundo de la Danza sobre Hielo, creo que editoriales de países como Estados Unidos, Canadá, Rusia, Francia o Italia (por citar países que tienen parejas de danza entre las diez mejores del mundo y con gran tradición en esta disciplina deportiva) deberían fijarse en la trama de Tan sólo un segundo, comprar sus derechos y traducirlas al inglés, ruso, francés o italiano. (Fuente: Elaboración propia).

7 oct. 2018

“Silverville” (Victoria Álvarez)

(Leído entre agosto y septiembre de 2018)
Silverville es una novela histórica que gira en torno a dos mujeres adelantadas a su tiempo y con una gran personalidad, de ahí que se haya ilustrado la cubierta de la novela con las dos protagonistas bien diferenciadas en su manera de vestir y en los colores de su cabello y su mirada. (Fuente: Elaboración propia).
Hoy reseño mi único regalo de Santa Elena 2018. Se trata de una novela autoconclusiva escrita por Victoria Álvarez (Salamanca, 1985) y que se enmarca en el género del western. Silverville ha sido publicada por la editorial Nocturna Ediciones el 23 de abril de 2018 en una edición denominada rústica con solapas y con un precio de 16,50 euros. Tiene 540 páginas y 53 capítulos, de los que destaco el diseño tan western de la primera página de cada uno de ellos y el detalle del dibujo que introduce al lector en lo que se va a narrar en el correspondiente capítulo, más un Epílogo de nueve páginas. 
Sobrecubierta del western Silverville escrito por Victoria Álvarez y publicado por Irina C. Salabert, editora de Nocturna Ediciones. (Fuente: https://twitter.com/VictoriaAlvar99/media). 
Victoria Álvarez es una joven escritora que destaca en algunos aspectos importantes, al menos para mí, y cuyo estilo ha mejorado mucho desde que publicó Hojas de dedalera a finales de 2012. Siempre que reseño una novela suya señalo que Victoria Álvarez ambienta y contextualiza muy bien sus novelas con buenas descripciones y con una buena documentación, citando algunas de las obras que ha utilizado en los Agradecimientos.
Me gustaría destacar lo bien hilvanada que está la trama principal con las distintas subtramas que al lector se le presentan en Silverville. También me gustaría destacar lo bien hilvanado que lo está la alternancia de los puntos de vista de Grace y Ruby, y como entre esos se intercalan algunos capítulos con los puntos de vista de otros personajes como, por ejemplo, el sheriff o madame Gardiner.
Me gustaría señalar la buena construcción de personajes que hace Victoria Álvarez y la evolución tan interesante y realista de los distintos personajes tanto principales como secundarios. Me ha gustado especialmente la personalidad tan compleja y realista de Grace Mallory. También son interesantes los personajes de Mustang, Honey o Savannah, y también me han gustado algunas escenas de Ruby y del sheriff.
La trama de Silverville me ha parecido atractiva y me ha gustado que me haya visto obligada a salir de mi zona de confort lectora. Reconozco que nunca me han gustado las películas, series de televisión o novelas ambientadas en la fiebre del oro del Oeste estadounidense. Exceptuando la película de Cold Mountain y la novela que hoy reseño, no suelen gustarme las historias que muestran algo tan característico de la Historia de los Estados Unidos y que marcó tanto a su cultura, su sociedad y su economía durante gran parte del siglo XIX. También es cierto que se trata de una época histórica que los estadounidenses han sabido explotar mucho, tanto o más que la Guerra de Secesión por citar otro gran acontecimiento de la misma centuria, y de la que todos tenemos ya una imagen idealizada gracias a las películas de Hollywood.
La novela se desarrolla principalmente en el pueblo ficticio de Silverville en el estado de Colorado durante el otoño de 1872. La acción de algunos capítulos tiene lugar en Denver y otros en las inmediaciones del río Smoky Hill. Uno de los capítulos del final de la novela se desarrolla en el poblado fantasma de Queen’s Canyon.

Valoración “Silverville” (Victoria Álvarez):
9,8/10

6 oct. 2018

“Agujas de papel” (Marta Gracia Pons)

(Leído en agosto de 2018)
(Fuente: Elaboración propia).
Hoy reseño el único regalo literario de mi 31º cumpleaños (19/01/2018). Se trata de una novela histórica escrita por una joven historiadora catalana. Esta obra de ficción es perfecta para profundizar y aprender más sobre aspectos que apenas se tratan en las asignaturas de la carrera universitaria de Historia y que a mí me fascinan: la Historia de la Mujer y la Historia de la Vida Cotidiana. También es interesante para conocer el papel tan desconocido que la ciudad estadounidense de Tampa jugó en la independencia de Cuba.
Agujas de papel es la novela con la que debuta Marta Gracia Pons (Terrassa, 1988) en el mundo editorial tradicional. Maeva Ediciones la publicó el 19 de junio de 2017 en su colección Grandes novelas. Se trata de una edición denominada rústica con solapas que cuesta 20 euros mientras que el e-book cuesta 9,99 euros. Tiene 552 páginas y 58 capítulos repartidos en tres partes bien diferenciadas más un Epílogo de dos páginas. En marzo de 2018 llegó a las librerías españolas la segunda edición de esta novela.
Prueba de imprenta de la sobrecubierta de Agujas de papel de Marta Gracia Pons. Si queréis leer una entrevista que dio la autora sobre esta novela y donde cuenta curiosidades, podéis leerla en el siguiente enlace: http://www.yoleomaeva.com/2017/07/13/charlando-con-marta-gracia/?utm_content=buffer138b4&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer.  (Fuente: https://twitter.com/MartaGraciaPon1/media). 
Uno de los aspectos en los que más destaca Marta Gracia Pons, al igual que también lo hace Victoria Álvarez, es la descripción, la ambientación y la contextualización de la trama principal y las subtramas. Se nota que la autora es historiadora y la buena formación que da la carrera de Historia a la hora de afrontar una documentación de carácter histórico. En sus páginas encontramos hechos y personajes que marcaron una época como el atentado terrorista que los anarquistas cometieron en el Liceo de Barcelona, Toulouse-Lautrec y su interés por retratar la vida nocturna y los bajos fondos del barrio de Montmartre en el París de finales del siglo XIX, y la revolución de José Martí que desencadenó primero la guerra entre Cuba y España y posteriormente la independencia de esta antigua colonia. Entre las menciones históricas podemos destacar: la burguesía de Barcelona ya leía el periódico La Vanguardia, Antoni Gaudí, la apertura de las galerías Lafayette de París, la corte de Luis XVI, María Antonieta, el estreno de la ópera Guillermo Tell de Rossini en el Liceo de Barcelona, la Exposición Universal de París de 1889, Richard Wagner, la Reina Victoria de Inglaterra, las emperatrices Isabel de Austria y Eugenia de Montijo, la Revolución Francesa, Salomé de Oscar Wilde, la actriz Sarah Bernhardt, Victor Hugo y el uso originario de la Coca-Cola como jarabe que servía para aliviar el ardor de estómago.
También me gustaría destacar el estilo tan ameno de Marta Gracia Pons y que a mí me gustaría encontrarme tanto en las novelas históricas como en las obras históricas más científicas (artículos de revistas especializadas, monografías, ensayos…). Agujas de papel es una novela que está muy bien escrita con unas subtramas muy bien hilvanadas entre ellas y unos personajes complejos, bien construidos y que evolucionan a lo largo de la trama. El ritmo de la novela es ágil y están muy bien compensados los diálogos, las descripciones y la narración. 
Algo que me ha encantado de Agujas de papel es el personaje de Amelia y como a través de ella la autora nos narra una época tan fascinante como fue la última década del siglo XIX y que haya querido centrarse en la Historia de la Mujer. A través de Amelia, el autor descubre cómo surgieron las primeras maniquíes humanas, hoy conocidas como modelos, introduciéndose en una pequeña parte de la Historia de la Moda que yo apenas conocía, y cuyo principal impulsor fue el diseñador británico Worth. También gracias a la protagonista conocemos cómo era Barcelona en una de sus épocas de mayor esplendor gracias a la industria textil y cómo ésta influyó en la burguesía catalana, por un lado, muy conservadora, pero, por otro, empezaba a abrirse a las innovaciones y vanguardias que llegaban de París. He disfrutado con las aventuras que vive Amelia en París y lo que nos muestra de esta ciudad tan vanguardista y revolucionaria: la vida nocturna, la prostitución, las cárceles para mujeres…
La novela se desarrolla entre los últimos días de 1892 y los de 1894 principalmente en tres escenarios distintos: Barcelona, París y Tampa. Durante algunos capítulos viajamos con la protagonista a Sitges, a La Habana y a Nueva York. Otros lugares que se citan son Borgoña, el balneario de Vichy, Caen, Normandía, Zaragoza, Burdeos, Puerto Rico, Miami, Chicago, Ottawa o Washington.

Valoración “Agujas de papel” (Marta Gracia Pons):
9,8/10