18 ago. 2019

“Mi nombre es Greta Godoy” (Berta Bernad)

(Leído entre mayo y junio de 2019)
(Fuente: Elaboración propia).
Mi nombre es Greta Godoy es la novela con la que debuta Berta Bernad (Madrid, 1988) en el mundo editorial tradicional siendo representada por una agencia literaria: Editabundo. Planeta la publicó el 9 de abril de 2019. Se trata de una edición en tapas duras con sobrecubierta que cuesta 18,50 euros mientras que el e-book cuesta 10,99 euros. Tiene 384 páginas y 42 páginas.

Atractiva campaña de lanzamiento de la novela que hoy reseño. El diseño de la imagen publicitaria, la novela y las palabras elegidas impactan. (Fuente: https://twitter.com/EditabundoA/media). 
Mi nombre es Greta Godoy es un New Adult actual, bastante autobiográfico y arriesgado por ir contracorriente. Berta Bernad noveliza su propia experiencia como instragrammer, pero también parte de lo que está aprendiendo de la desconexión digital. Muestra al lector los inicios de una recién licenciada en Periodismo en Instagram y cómo poco a poco su vida acaba girando alrededor de esta red social. Greta Godoy es una joven de unos 23 años que en pocas semanas consigue un gran número de seguidores y se convierte en una influencer. Lo que más me ha gustado de esta novela es cómo Berta Bernad muestra los claroscuros de tener una vida tan expuesta en la que vendes tu intimidad personal y sentimental, la adicción en la que podemos caer por el uso que hacemos de las redes sociales y las reflexiones de Greta Godoy sobre Instagram y el fenómeno influencer.
Admiro a Berta Bernad si la escritura de esta novela le ha servido como terapia y como una manera de reencontrarse a sí misma. Sin embargo, no me ha convencido que la carrera de Greta Godoy como instagrammer haya ha durado poco más de dos años. Hubiese agradecido un margen de tiempo algo más largo y no tan centrado en la inmediatez y en narrar sólo en lo que hacen los personajes sin profundizar un poco en esas situaciones. Tampoco me ha gustado demasiado el cambio tan radical en la protagonista tras abandonar Instagram. Esto último me ha parecido demasiado brusco y que apenas tiene relación con lo que narra la novela que hoy reseño.
El estilo de Berta Bernad es sencillo y entretenido. La novela está bien escrita y la edición está bastante pulida. El lenguaje es coloquial y cercano. Todo esto es una buena carta de presentación de la autora. El público objetivo de Mi nombre es Greta Godoy son los adolescentes y universitarios que quizá sueñan con triunfar como influencers. Seguramente sea ese el motivo de que haya notado un desarrollo algo superficial de los personajes y yo hubiese agradecido un desarrollo de éstos algo más profundo, al igual que hubiese sido interesante conocer a la protagonista en los veintitantos y que reflejase así a una chica nacida en los años 80 y no en los 90.
Entre las referencias culturales que encontramos en Mi nombre es Greta Godoy podemos citar: Google, WhatsApp Lana del Rey, Facebook, Paul McCartney, Zara, Vogue, Gucci, Alexa Chung, Topshop, Skype, Downton Abbey, Chiara Ferragni, The Blonde Salad, The New York Times, Levi’s 501, Uber, Vivienne Westwood, Burberry, Mario Testino, Cara Delevigne, la película de El diablo viste de Prada, El Padrino, Calvin Klein, The O.C., Apple, YouTube, Indiana Jones, Juan Luis Guerra, Snapchat, Love Actually, Murakami, Cristiano Ronaldo, el periódico Clarín, Dime quién soy de Julia Navarro, El Barco de Vapor, Albert Camus, Dolores Redondo, Alejandro Sanz, Evita Perón o Borges.
Mi nombre es Greta Godoy se desarrolla entre Londres, Nueva York y Buenos Aires entre septiembre de 2014 y algún momento del año 2017. Durante algunos capítulos viajamos junto a la protagonista a Madrid, a una playa de Cantabria y a Los Hamptons. También se mencionan Santander, San Francisco, Milán, París, Pekín, Los Ángeles, Melbourne, Oxford y Roma, entre otros lugares.


Valoración “Mi nombre es Greta Godoy” (Berta Bernad):
8,5/10


Otras reseñas interesantes de Mi nombre es Greta Godoy:
-          https://www.sweetparanoia.com/mi-nombre-es-greta-godoy-berta-bernad/ (Publicada el 23 de mayo de 2019)
-          https://saraalectora.blogspot.com/2019/07/mi-nombre-es-greta-godoy-berta-bernad.html (Publicada el 12 de julio de 2019)

Videoreseña interesante de Mi nombre Greta Godoy:

11 ago. 2019

“Imposible canción de amor” (Abril Camino)

(Leído entre marzo y mayo de 2019)
(Fuente: Elaboración propia).
Imposible canción de amor es la decimocuarta novela que Abril Camino (La Coruña, 1980) escribe, la segunda que publica con una editorial y la primera que lo hace representada por una agencia literaria: Editabundo. Ediciones B la publicó en España el pasado 7 de marzo de 2019. La edición en papel tiene 512 páginas y 46 capítulos divididos en cuatro partes más una Nota de la Autora de una página, un Prólogo también de una página y un Epílogo de once páginas contado desde el punto de vista de Cloe. Cuesta 19,90 euros y el e-book 5,99.
Imposible canción de amor es una novela más intimista que romántica. Me ha sorprendido mucho por su calidad en la escritura y la corrección, y también por la trama tan arriesgada que ha decidido contar Abril Camino. Es bonita y muy realista la visión del amor que tienen ambos protagonistas. Destaca por estar alejada de los tópicos que nos solemos encontrar en las ficciones audiovisual y literaria, y de las ideas preconcebidas que aún existen en la sociedad occidental, también entre las generaciones más jóvenes. La novela me parece un fiel reflejo de los que nacimos en la España de los 80 y cuya generación está tan marcada por la crisis socioeconómica y es tan difícil de definir y encasillar.
De esta novela que hoy reseño destaco, como ya hice con Viajando hacia mi destino y Decidiendo mi destino, la buena construcción que ha hecho Abril Camino de la pareja protagonista (Ada y Hugo) como de Cloe, la hermana de Ada. Abril Camino se ha atrevido a relatar una historia de amor bastante atípica, que es muy complicada que se dé en la vida real, al menos en la veintena y/o treintena, y que apenas se ha tratado en una obra de ficción. Se ha centrado en narrarla desde un punto de vista cercano, realista y cotidiano. Algunas reflexiones de Ada me han hecho pensar mucho en esos planteamientos arriesgados y que sirven para replantear todas aquellas ideas preconcebidas que todos tenemos. Sin embargo, en algunos momentos se me ha hecho un pelín larga y me hubiese gustado leer más sobre el pasado universitario de la pareja protagonista.
Entre las referencias culturales que nos encontramos a Imposible canción de amor podemos citar: John Lennon, los memes, las galletas Oreo, el WhatsApp, Los Piratas, Ed Sheeran, Zara Home, Primark, Starbucks, Las mil y una noches, el Excel, Loquillo, La flaca de Jarabe de palo, Dirty Dancing, Vogue, Love of Lesbian, Mujeres y hombres y viceversa, Supersubmarina, Coca-Cola, Friends, Netflix, Pereza, Lady Madrid, la Ruta 66, The Killers, Extremoduro, Marlboro Light, Carla Bruni, el GPS, MAC, los Vans, McDonald’s, Wallapop, el Sing Star, el concierto de Año Nuevo de Viena, Christian Dior Vintage, Pongamos que hablo de Madrid, Antonio Flores, Queen, la Erasmus, Luz Casal, Amy Winehouse, Spotify, Yesterday, Yves Saint-Laurent, Monet, la Superbowl, Instagram, Paris Hilton, Aerosmith, YouTube, Facebook, Twitter, Adele, Vanessa Paradis o el Trivial.
Imposible canción de amor se desarrolla entre el mes de febrero de 2017 y el verano de 2019 en Madrid. Durante algunos capítulos viajamos con los protagonistas a Lisboa, París y un pueblo de la costa de Asturias. También se mencionan Salamanca, Granada, Nueva York, Los Ángeles, Bruselas, Lugo, Londres, Dubai, Houston, Moscú, Doha, Shanghai, Buenos Aires, Sydney, Las Vegas, Cádiz, Sintra, Estoril, La Habana, Barcelona, Gijón, Washington y Santa Mónica, entre otros lugares.

Valoración “Imposible canción de amor” (Abril Camino): 
9,75/10