25 abr. 2020

Café, edición literaria y emprendimiento con Javier Miró


Hemos quedado con Javier Miró, escritor y fundador de Autorquía, para conversar sobre edición literaria y emprendimiento en una acogedora cafetería de Viena. Nos gustaría agradecerle a Javier Miró que haya sacado un pequeño hueco en su apretada agenda para tomarse un café y desayunar con nosotros.
-          Javier, ¡buenos días! Me gustaría felicitarte por tener una marca personal tan bien trabajada y atractiva que proyectas a través de las redes sociales. ¿Cómo las has desarrollado? ¿Consideras que hoy día es importante poseer una buena marca personal tanto para un profesional autónomo como para una empresa?
Buenas, Elena, muchas gracias. Me alegra que me lo comentes porque es un trabajo constante, día a día y a veces es un poco frustrante ver lo lento que avanza. Pero está ahí y con el paso del tiempo se van recogiendo sus frutos. Por supuesto que considero vital desarrollar una imagen personal reconocible; no ya solo para escritores, sino para cualquier persona cuyo trabajo requiera algún tipo de reconocimiento.
-          Además de crear una marca personal, has tenido que crear para Autorquía una identidad corporativa que sea atractiva, coherente y acorde con la imagen que quieres proyectar hacia tus potenciales clientes, y eso incluye el diseño de un logotipo, una página web, el uso de unos colores y/o tonalidades concretos, la creación de una firma para el correo electrónico profesional, etcétera. ¿Cómo ha sido el proceso de diseñar tu identidad corporativa? ¿Lo has hecho tú solo o has confiado en el trabajo de otros profesionales?
Sabía que era algo fundamental, por lo que no me compliqué y contraté a un profesional. Para algo tan importante como la empresa en la que estaba volcando mis ilusiones yo quería lo mejor, y eso solo se consigue con gente que sabe lo que hace. De modo que me puse en manos de un equipo especializado en branding y, a partir de mi idea inicial, sacamos adelante todo el proyecto: el nombre, el logo, la web, la imagen en general. Y estoy encantado con el resultado. Mejor inversión ever.
-          ¿Cómo definirías Autorquía y el trabajo que haces en ella? ¿Cómo ha evolucionado como empresa?
Es una asesoría literaria. Guiamos a autores que necesitan ayuda en el complejo mundo editorial. También somos editores de aquellos que no tienen editorial, es decir, hacemos todo el trabajo que hacen estas para que los autores puedan sacar el máximo rendimiento posible a sus libros y puedan llegar a su público.
-          No es fácil emprender ni tampoco convertir una afición que te apasiona en un trabajo remunerado con el que pagas impuestos y facturas. ¿Por qué decidiste a arriesgarte y convertirte en un profesional freelance de la edición literaria? ¿Cómo fueron tus inicios?
Llevaba unos años realizando esta tarea como un hobby. Desde la web de Libros Prohibidos, especializada en literatura independiente, ya daba recomendaciones a los autores, e incluso les hacía correcciones. Vi entonces (era 2013) que ahí había una necesidad y que yo podía contribuir con mi trabajo a mitigarla. Hice números, me organicé, me formé en lo que todavía necesitaba, y de ahí nació Autorquía.
-          Hay muchas profesiones dentro del sector literario y muchas de ellas son bastantes desconocidas: editor, corrector de textos o traductor por citar algunas de las más características. Algunas de ellas la hacéis en Autorquía. ¿Qué importancia tiene el informe de lectura, la corrección de textos y/o el asesoramiento para una persona que quiera escribir y publicar una novela?
El hecho de escribir y publicar un libro es algo que no te enseña nadie. No se estudia en la Universidad y ni mucho menos en cualquier nivel del sistema educativo. Cualquier trabajo relacionado con guiar y asesorar a autores se ha convertido en algo necesario para aquellos que no tengan la suerte de haberse criado ya en este mundillo, o que no cuenten con un agente. Nosotros, con los trabajos que mencionas en la pregunta, cubrimos ese hueco que es de importancia vital para poder publicar y hacerlo bien, ya que autopublicar hoy en día puedes hacerlo en Amazon en 10 minutos. Hacerlo bien para tener lectores reales es otra historia bien distinta.
-          En tu canal de YouTube (https://www.youtube.com/c/JavierMiró) has dedicado muchos vídeos a hablar sobre lo que significa profesionalizarse en un sector profesional tan creativo como es la escritura creativa y que muchos consideran una simple afición. ¿Qué te llevo a afrontar esta problemática en un canal propio de YouTube para que personas alejadas de dicho mundo profesional puedan entender que hay detrás?
Bueno, por los comentarios que me iban dejando otros escritores en redes y por los emails que recibíamos en Autorquía, sabíamos que era un tema que debíamos tratar porque había muchas dudas y desinformación al respecto. En realidad, fue fácil y natural tomar la decisión. Y un placer hacerlo para ayudar a tanta gente como sea posible.
-          En esos vídeos das consejos a todo aquel que quiera profesionalizarse como escritor. ¿Qué otros consejos (y sobre los que aún no hayas hablado en tu canal de YouTube) le darías a toda aquella persona aficionada a la escritura que quiera profesionalizar su afición?
Que se prepare, que se forme, que tenga paciencia y que trate de sumar un poquito cada día. En realidad, los consejos que se le pueden dar a alguien que va a embarcarse en una carrera de fondo. Y es que esa es la mejor analogía: esto es una carrera de fondo sin meta a la vista. O como la utopía de Galeano, que es imposible de alcanzar pero que nos obliga a avanzar.
-          También has publicado el Manual de Autopublicación. Guía de autoedición, promoción y comunicación para escritores emprendedores. ¿De dónde surgió la idea de escribirlo y publicarlo?
De nuevo, veíamos que había un vacío con respecto a publicaciones de este estilo. Había otros manuales, sí, pero o bien estaban incompletos, o daban una idea equivocada de lo que era el mundo de la publicación. Vimos la necesidad de poner en circulación un manual que incluyera todos los pasos de la publicación (incluido la imagen del propio autor) y que lo afrontara de forma realista, tal cual es.
-          En los últimos años se habla mucho en redes sociales sobre la planificación de las rutinas de trabajo e, incluso de nuestro tiempo dedicado al ocio y a la vida personal. ¿Planificas tu jornada de trabajo? ¿Tienes alguna rutina?
Tengo mi día a día tan planificado como puedo. Hago esquemas para que nada de lo que haga de lunes a viernes se salga de mis planes, y eso incluye comer, leer o hacer ejercicio. Es la mejor forma de aprovechar el día y que este no se te vaya sin haber rendido. Porque otra de mis reglas es no trabajar más de 8 horas al día, y eso solo se consigue planificando muy bien. Y dejando libre el fin de semana, claro. Ahí ni redes ni nada, solo desconectar. Remarco esto porque me ha costado mucho conseguirlo. Cuando tienes tu propia empresa, esta se come tanto tiempo como quieras echarle y es importante encontrar el equilibrio para poder descansar y disfrutar de la vida.
-          Cuando buscamos historias de emprendedores y/o influencers, lo que solemos encontrar son historias de éxito y de personas que todo lo hacen perfecto. ¿Por qué apenas se habla de fracasos y de los errores que todos cometemos en nuestras trayectorias profesionales? ¿Se aprende más de los éxitos o de los fracasos?
Está claro que los fracasos enseñan mucho más que los éxitos, de eso no me cabe ninguna duda. En realidad, no creo que haya gente que diga que todo lo hace perfecto, sino más bien que omiten esa parte de sus vidas. Eso puede venir de nuestro mundo virtual de redes sociales, donde las publicaciones (personales) más positivas son mucho más compartidas que las negativas. Por no hablar de otras como Instagram, donde todo es MUY positivo. Pero luego ve a preguntarles uno por uno y encontrarás un camino lleno de dificultades y errores por doquier. En fin, yo esto no lo veo mal siempre y cuando no nos olvidemos de quiénes somos y de cómo ha sido la ruta para llegar hasta donde estamos. Y lo que nos queda.
-          Javier, muchas gracias por tu tiempo.
Gracias a ti. Un placer por mi parte.

23 abr. 2020

Café, edición literaria y emprendimiento con Editorial 16


Hemos quedado con Alejandro Marín y Fernando Peña, los editores de Editorial 16, para conversar sobre comunicación y emprendimiento en una acogedora cafetería del centro histórico de Sevilla. Nos gustaría agradecerle a Alejandro Marín y Fernando Peña que hayan sacado un pequeño hueco en sus apretadas agendas para tomarse un café y desayunar con nosotros.
-          ¡Buenos días a ambos! Me gustaría felicitaros por la identidad corporativa tan bien trabajada, coherente y atractiva que proyecta la editorial a través de las redes sociales. Su creación incluye el diseño de un logotipo, una página web, el uso de unos colores y/o tonalidades concretos, la creación de una firma para el correo electrónico profesional, etcétera. ¿Cómo ha sido el proceso de diseñar vuestra identidad corporativa? ¿Lo habéis hecho vosotros solos o habéis confiado en el trabajo de otros profesionales?
Hola Elena, buenos días. Muchas gracias por la felicitación y la invitación a esta entrevista para dar a conocer nuestro proyecto. Estamos muy contentos con esa identidad corporativa que proyectamos. Desde el principio teníamos claro que queríamos ser constantes en el diseño, pero todo comenzó con una idea muy diferente a la que ahora mismo es Editorial Dieciséis. Fue la collagista Marisa Maestre la que nos reveló que el diseño que habíamos cogido era muy antiguo y desfasado. Para solucionar esos problemas contamos con la ayuda de Alejandro Azopardo, un diseñador gráfico que supo recomponer bajo otra forma los pilares en que basaríamos la editorial. En una etapa tan temprana de un proyecto todo suma, por lo que siempre es aconsejable contar con ayuda profesional.
-          No es fácil emprender ni tampoco convertir una vocación cultural en un trabajo remunerado con el que pagar impuestos y facturas. ¿Por qué decidisteis a arriesgaros y convertiros en una pequeña editorial independiente? ¿Cómo fueron vuestros inicios?
Bueno, en realidad la idea de crear una editorial no surge con la intención del autoempleo. Surgió como protesta, estábamos hartos de que las grandes editoriales denostaran el valor de la literatura tratando los libros como un simple producto con el que ganar dinero. Queríamos que nuestra editorial diera voz a todos esos escritores talentosos que por falta de fama y contactos nunca verían sus textos publicados. Pagar facturas y rentabilizar la editorial vino después, como una necesidad para poder seguir dando continuidad al proyecto.
-          Hay muchas profesiones dentro del sector literario y muchas de ellas son bastantes desconocidas: editor, corrector de textos o traductor por citar algunas de las más características. ¿Qué diferencias hay entre un editor y un corrector de textos? ¿Cómo os definiríais como profesionales freelances de la edición literaria y cuál es el trabajo que realizáis como editores?
En la publicación de un libro intervienen numerosas personas, esas que comentas, puede incluso, que sean las más conocidas. Pero un libro no se publica solo por un autor o por una editorial. Un editor es, o debería ser, un corrector de texto incansable. Un editor debe ejercer de mando, convirtiendo al autor en la mejor versión de sí mismo y, con ello, al texto. Como editorial eso es lo que hacemos, trabajamos el texto junto al escritor hasta que creemos que está finalizado (aunque esto, para muchos, no es más que una fase temporal que dura lo que una relectura).
-          ¿Cómo definiríais Editorial 16 y el trabajo que hacéis en ella?
Editorial Dieciséis es un proyecto editorial que nació hace tres años y crece mezclando en el libro literatura y arte. Después de cinco obras publicadas, la intención es abrirse un hueco en el mundo editorial, centrándonos en la calidad. La editorial busca la disciplina en cuanto al estilo, más pendiente de lo intimista y emocional, pero abierta en cuanto a la temática y el género.
Como ya hemos mencionado, lo que nos llevó aquí fue la necesidad de un cambio respecto a los criterios seguidos por los grandes sellos, centrados exclusivamente en la venta. Eso nos empujó a crear un producto digno, amplio en cuanto a los detalles, cuidando tanto las marcas personales dentro del texto, como el empaquetado de los envíos, que fijen su atención en él; con la finalidad de conectar al lector con el escritor/a.
Diríamos que la editorial tiene como objetivo humanizar el mundo del libro a través de un contacto cercano, amistoso y atento con escritores y también con ya, cientos de lectores.
El interés por dar voz a escritores prometedores conlleva una ardua tarea en el proceso de búsqueda, corrección y elaboración, pero con el resultado de la satisfacción y compromiso con la obra publicada. Eso nos permite mirar nuestro fondo sin miedo a regresar a él, sin dejar a nadie atrás.
-          Habéis abierto la recepción de manuscritos. ¿Qué buscáis en un manuscrito para decidir si lo publicaréis?
No hay una fórmula, es un sentimiento que nos hace decir: “Quiero tener este libro en mi catálogo”.
-          Contadnos un poco como ha sido, está siendo y/u os gustaría que fuese vuestra trayectoria como jóvenes editores freelances y emprendedores. ¿Cómo habéis evolucionado como profesionales de la edición literaria?
Pues todo el camino, antes, durante y después, es, en una simple palabra: instructivo. Todos los días aprendemos algo, la editorial casi que no es un trabajo, es una escuela. Y esperamos que siga siendo así para siempre. En el momento que pensemos que no podemos aprender nada más sobre este mundo es que algo estaremos haciendo mal.
-          En los últimos años se habla mucho en redes sociales sobre la planificación de las rutinas de trabajo e, incluso de nuestro tiempo dedicado al ocio y a la vida personal. ¿Planificáis vuestra jornada de trabajo? ¿Tenéis alguna rutina?
Hasta hace poco no conseguimos tener una rutina de trabajo con plazos y objetivos. Luego vino la pandemia y la cuarentena y todas esas planificaciones cambiaron. Pero sí, siempre es necesario un orden, estamos trabajando en 5 manuscritos a la vez, en cada libro trabajan hasta siete personas diferentes (editor, autor, maquetador, corrector, impresor, diseñador…) si no tienes un orden se pueden producir muchos errores.
-          Cuando buscamos historias de emprendedores y/o influencers, lo que solemos encontrar son historias de éxito y de personas que todo lo hacen perfecto. ¿Por qué apenas se habla de fracasos y de los errores que todos cometemos en nuestras trayectorias profesionales? ¿Se aprende más de los éxitos o de los fracasos?
Hay que aprender de todo, de los éxitos y de los fracasos. Y sobre todo hay que saber disfrutar de los logros. Parece que uno se fija más siempre en los errores que comete que en los aciertos que consigue. Respecto a las historias de éxito supongo que se cuentan porque son motivacionales. Conocer un fracaso te enseña, pero no te motiva. Y cuando todo acaba uno solo se acuerda de los logros.
-          Muchas gracias a ambos por vuestro tiempo.
Gracias a ti por cedernos este espacio.

7 abr. 2020

Cafés virtuales con emprendedores


Cuando empecé a plantearme mi proyecto emprendedor en el otoño de 2016, pensé que sería buena idea entrevistar a otros emprendedores y publicarlas en el blog. Dicha idea no salió adelante y en aquel momento tenía pocos contactos. Volví a acordarme de esa idea a principios de año y decidí volver a intentarlo. Tengo algunas entrevistas preparadas para publicar y otras están en proceso.
Mientras pensaba como enfocar esta entrada en estos momentos tan difíciles, me encontré con este texto en la cuenta de Instagram de una de las emprendedoras cuya entrevista podría publicar en los próximos días. Me gustó las ideas que escribió para afrontar estos días de encierro en casa. Algunas de ellas las podéis leer en esta imagen. (Fuente: https://www.instagram.com/versanalidad/).
La idea de escribir y publicar esta entrada introductoria a las entrevistas a emprendedores ya la tenía antes de esta situación que ha paralizado a Occidente. He estado algunos días planteándome si era el momento más oportuno para hacerlo. También me he planteado si seguir adelante con la idea de publicar las entrevistas o paralizar un proyecto que me hacía tanta ilusión. Sin embargo, he llegado a la conclusión que somos muchos los que estamos teletrabajando y que es ahora en esta situación tan difícil cuando hay que apoyar a los emprendedores.
Uno de los servicios que las empresas y muchos autónomos suelen descuidar y que es de los más fáciles de llevar a cabo con personal externo y a distancia es la comunicación. Ainhoa Rosado es una de las periodistas que se podría encargar de la comunicación de tu proyecto en redes sociales y medios de comunicación tradicionales. También puede asesorarte por teléfono o videoconferencia, tal y como explica en esta imagen. Otras emprendedoras del sector de la comunicación a la que he entrevistado son Ana López de Versanalidad, Lorena García de Comunicazen y Alejandra Parejo. (Fuente: https://www.instagram.com/ainhoa.rosado/).
La estructura de las entrevistas es muy similar porque la mayoría de las preguntas son las mismas con algunas más específicas según el sector, el proyecto y la trayectoria del emprendedor al que se entrevista. El enfoque que le he dado a las entrevistas es bastante profesional. Mi idea es que el emprendedor cuente al lector cómo ha desarrollado su marca personal y su identidad corporativa, cómo ha sido su trayectoria emprendedora desde que empezó con su proyecto y si planifica su jornada de trabajo.
Las personas entrevistadas pertenecen a distintos sectores profesionales. Uno de ellos es el de la comunicación, a quienes también se les ha preguntado sobre cómo los emprendedores deberíamos gestionar nuestras redes sociales profesionales y si en ellas deberíamos mostrar nuestras vidas personales como hacen muchas influencers (Berta Bernad, Dulceida, Dulcinea, María Pombo o Alexandra Pereira). Los otros son el de la asesoría sobre identidades corporativas (LeBlue Estudio), el sector editorial (Meritxell Terrón de Literup, Javier Miró, Anna Gurguí y Editorial 16), el diseño web (Marina Rodrigo) y la fotografía (Tania Cervián, Alba Soler y Susana Torralbo).

Estamos viviendo un momento histórico muy crítico y somos muchos los que llevamos días encerrados en casa en países como Italia, España, Francia o Canadá. Es un buen momento para replantearnos nuestro proyecto emprendedor o para arriesgarse a empezar uno, pero también lo es para redescubrirnos y conocernos mejor a un nivel más personal e íntimo. Si entendéis el italiano y os gustaría saber más sobre mindfulness y crecimiento personal, os recomiendo echarle un vistazo al proyecto de Alice’s Lifestyle. (Fuente: https://www.instagram.com/aliceslifestyle/).
También he pensado en entrevistar a emprendedores italianos. Me gustaría hacerlo en los próximos meses y publicarlas en italiano. No he pensado en traducirlas porque dichas entrevistas interesarán más al público de Italia que al de España. Me gustaría entrevistar a los siguientes emprendedores: Stefano Tiozzo, Chiara Santamaria de MaCheDavvero y Alice Bush y Michael Carbone de Alice’s Lifestyle.