19 may. 2020

Café, crecimiento personal y emprendimiento con Martina Maresme


Hemos quedado con Munsa de Martina Maresme para conversar sobre crecimiento personal y emprendimiento. Nos gustaría agradecerle a Munsa que haya sacado un pequeño hueco en su apretada agenda para tomarse un café y desayunar con nosotros a través de la pantalla del ordenador.
-          Munsa, ¡buenos días! Me gustaría felicitarte por tener una marca personal tan bien trabajada y atractiva que proyectas a través de las redes sociales. ¿Cómo las has desarrollado? ¿Consideras que hoy día es importante poseer una buena marca personal tanto para un profesional autónomo como para una empresa?
En primer lugar, muchas gracias por las felicitaciones. Es de agradecer que a las personas le guste tu marca y tu trabajo. En mi caso ha sido un trabajo de años, de ir aprendiendo, ajustando cosas y descubriendo de que forma me apetecía comunicar y proyectar mi mensaje. Al final lo más importante es empezar por tener claro tu mensaje y buscar la manera de que llegue a las personas que te leen o escuchan. Para emprendedoras o autónomas, como es mi caso, creo que la marca personal es un pilar fundamental y, además, lo va a ser cada vez más. También para la empresa es importante la marca, pero en otros sentidos, pero en nuestro caso una marca personal bien trabajada es lo que nos permite dar confianza y una imagen de profesionalidad a nuestros posibles clientes. Pero tenemos que pensar que marca personal no es solo imagen (colores o tipografías), es también comunicación, valores, fotografía… es hacer y ser de un modo coherente.
-          Además de crear una marca personal, has tenido que crearte una identidad corporativa que sea atractiva, coherente y acorde con la imagen que quieres proyectar hacia tus potenciales clientes, y eso incluye el diseño de un logotipo, una página web, el uso de unos colores y/o tonalidades concretos, la creación de una firma para el correo electrónico profesional, etcétera. ¿Cómo ha sido el proceso de diseñar tu identidad corporativa? ¿Lo has hecho tú sola o has confiado en el trabajo de otros profesionales?
En mi caso el proceso de definir todo eso vino hace ya dos años con la creación de mi página web y ayudada por Laura, de La Capitana, que fue la encargada de crear una casita virtual que me definiera a mí y a mi marca y que, además, me permitiera transmitir mi mensaje al mundo. Con ella definimos un logotipo, colores, texturas, etc. A partir de aquí yo misma he ido trabajando en las imágenes de redes y otras aplicaciones para que todo fuera coherente. Al principio, sobre todo a nivel de inversión, tienes que ser práctica, pero no por ello dar una mala imagen. Si que es verdad que ahora estoy trabajando la imagen de marca de forma profesional con Esther Barniols y sin duda el cambio creo que se va a notar muchísimo, es un proceso que me está encantando.
-          ¿Cómo definirías Martina Maresme, la filosofía que hay tras ella y el trabajo que haces?
Martina Maresme se basa en la igualdad de las mujeres en el mercado laboral. Nació de mi necesidad de poner mi granito de arena para acabar con las desigualdades que las mujeres sufrimos en el mercado laboral que, por desgracia, aún son muchas. Su base por eso es quizá algo distinta, porque para mí no hay crecimiento profesional sin crecimiento personal, así que ambas cosas van de la mano a través del coaching y otras herramientas, como la escritura reflexiva y la meditación. Además, siempre impregno en todo lo que hago la perspectiva de género.
-          No es fácil emprender y lo es menos hacerlo en un sector tan novedoso como es el del crecimiento personal. ¿Por qué decidiste a arriesgarte y crear Martina Maresme?
Siempre he tenido inquietud por tener proyectos propios donde poder ser creativa. Desde muy pequeña me ha gustado organizar cosas, buscar nuevas motivaciones y no estarme nunca quieta. Cuando después de estudiar Ciencias Políticas empecé a trabajar en el Congreso de los Diputados, aunque sentía que había llegado donde representa que se tiene que llegar no me sentía realizada ni feliz, así que decidí buscar algo que me llenara. Poco a poco fui creando Martina Maresme hasta que decidí dar el salto y dedicarme a ello al 100%. Más que arriesgarme fue escucharme. El emprendimiento no es para todo el mundo, pero yo sabía que sí era para mí.
-          Cuéntanos un poco como ha sido, está siendo y/o te gustaría que fuese tu trayectoria como joven emprendedora. ¿Cómo ha evolucionado Martina Maresme desde que lo creaste?
Sin duda está siendo un camino lleno de aprendizajes y especialmente en los último dos años ha evolucionado muchísimo, y lo va a seguir haciendo en los próximos meses. En mi caso el proyecto no empezó teniendo muy claro que era negocio y como iba a monetizarlo, sino que todo se ha ido dando según lo que he sentido que tocaba en cada momento y lo que he visto que necesitaban las mujeres y yo podía aportar mi valor. Al principio solo compartía contenido más del ámbito profesional, luego añadí la parte personal y ofrecía asesorías personalizadas, más tarde vinieron los procesos de coaching individuales y otros proyectos, como Visibilidad Emprendedora, y ahora vuelve a transformarse para centrarse en el liderazgo femenino, la formación y el trabajo grupal. Sin duda lo bueno de emprender es que te permite que tu proyecto crezca y cambie contigo, que para mí es algo fundamental. Como mujer joven el camino tampoco ha sido fácil, he tenido que vencer muchos miedos y obstáculos, pero sin duda vale la pena.
-          En los últimos años se habla mucho en redes sociales sobre la planificación de las rutinas de trabajo e, incluso de nuestro tiempo dedicado al ocio y a la vida personal. ¿Planificas tu jornada de trabajo? ¿Tienes alguna rutina?
Soy una loca de la planificación, la organización y la productividad, me encanta probar nuevos métodos de trabajo. Con el confinamiento también estoy aprendiendo a fluir y a adaptarme al momento presente. Planificar es importante, pero saber adaptarte aún más. Normalmente trabajo por time blocking, es decir, junto todas las tareas parecidas en un mismo día o momento para facilitar la concentración y optimizar el tiempo. Cuando necesito concentrarme mucho o sé que me espera una jornada larga de trabajo uso también el sistema pomodoro para asegurarme de ir parando y descansando y de esa forma no agotarme y controlar mi energía. Por otra parte, siempre empiezo mi día con mi rutina de mañana, con tiempo para mí, para cuidarme y sin móviles ni pantallas y sin pensar en el trabajo. Eso me permite afrontar el día de mejor humor y llena de energía. Aún así, si algún día siento que mi planificación o rutina no es lo que necesito me permito cambiarla y adaptarme al momento.
-          Hoy día es muy importante que tanto los profesionales autónomos como las empresas estén en las redes sociales y posean una página web donde ofertar sus servicios y más aún si te dedicas a sectores profesionales como la fotografía, el diseño o la moda. ¿Cómo deberíamos gestionarlas para que sean profesionales? ¿Deberíamos mostrar en ellas nuestras vidas personales como hacen muchos influencers?
La verdad es que es un gran debate y no sé si soy la persona más adecuada para responder, pero desde mi experiencia la web debe estar actualizada, no dar errores o enlaces rotos, y proyectar una imagen profesional que llegue a tu cliente ideal. Aún así sé por experiencia que el momento de cambio es difícil, y ahora mismo la mía da algunos errores, jaja. Creo que en el caso de una marca personal debes mostrar una parte de tu vida personal que esté conectada con tu mensaje y te permita conectar con tu público, pero no de tu vida privada, esa es la principal diferencia con un influencer. Vivimos de nuestro trabajo y necesitamos conectar y que la gente confíe en nosotras, por eso es importante mostrar una parte personal, pero eso no quiere decir tener que compartir todo lo que haces, compras o te pasa, ni tampoco por ejemplo temas de pareja, familia, hijos. Aún así, creo que cada persona tiene que encontrar el equilibrio con el que se sienta cómoda y sea coherente con ella y con su marca, eso es lo más importante.
-          Cuando buscamos historias de emprendedores y/o influencers, lo que solemos encontrar son historias de éxito y de personas que todo lo hacen perfecto. ¿Por qué apenas se habla de fracasos y de los errores que todos cometemos en nuestras trayectorias profesionales? ¿Se aprende más de los éxitos o de los fracasos?
Supongo que a las personas no nos gusta escuchar lo malo y es normal que tendamos a enfocarnos en los éxitos, aún así es obvio que todos experimentamos de ambos lados. Nadie que emprende lo hace bien a la primera e incluso cuando llevas tiempo el error está ahí y es genial porque te permite aprender. En Visibilidad Emprendedora intento transmitir también esa parte de fracaso (o intentos no conseguidos como me gusta llamarlos) precisamente para apoyarnos entre emprendedoras y sentir que eso que nos pasa también les ha pasado a otras personas. Aún así emprendiendo se puede, y se debe, aprender de todo. De los éxitos para repetirlos y de los errores para mejorar, pero aprender debe ser una máxima que esté presente cada día.
-          En el blog de tu estudio (https://martinamaresme.com/blog/) has dedicado varias entradas a hablar sobre la importancia del autoconocimiento y en una de ellas cuentas tu propia experiencia, mientras en otras sólo la usas como ejemplo de la temática que tratas en dicha entrada. ¿Qué te llevo a afrontar esta problemática y hablar sobre ti misma? ¿Por qué es importante conocernos en profundidad a nosotros mismos?
En el mundo del emprendimiento a menudo se habla solo de la parte profesional o de crecimiento profesional, pero no se aborda la parte personal y creo que es un error. Para mí ambas cosas van unidas y una no puede darse sin la otra. Con la mayoría de mis clientas lo que veo es que simplemente no se han dado la oportunidad, el tiempo y el permiso para conocerse, para saber quién eres, qué quieres, pero no por lo que otros quieren o piensan de ti, sino de verdad, mirando dentro de ti. Obviamente no es fácil porque siempre surgen miedos, creencias limitantes, obstáculos que debemos saber sostener, pero creo que sin duda el autoconocimiento es la base de la felicidad. Cuando sabes quién eres y qué quieres todo es mucho más fácil. Hablarlo desde mi propia experiencia es una forma de mostrar como ha sido mi camino para que quién me lea vea que hablo de ello porque yo misma lo he vivido y experimentado y no siempre ha sido fácil, de hecho el autoconocimiento nunca se acaba, pero sin duda ha valido la pena.
-          En tu página web y redes sociales ofreces servicios de coaching y talleres presenciales y online. En los últimos años le hemos dado demasiada importancia a Internet, nos hemos centrado demasiado en las pantallas y hemos olvidado un poco hablar con las personas cara a cara. ¿Cuál es la importancia de los relacionarnos con las personas cara a cara en un mundo cada vez más digital?
Creo que precisamente durante el confinamiento hemos visto mucho esto. Mientras el digital nos abre oportunidades que de otro modo no tendríamos, y en este caso nos ha permitido seguir conectados, seguir trabajando, etc. también hay cosas que no puede sustituir, y por eso muchas personas estamos deseando poder abrazar a nuestra familia y amigos. Sin duda el formato presencial tiene una magia y un acercamiento único que, en el caso de las personas, que somos seres sociales, no podemos olvidar. Aún así el online ofrece también muchas cosas buenas así que como siempre la clave es encontrar el equilibrio entre ambos mundos y saber aprovechar lo mejor en cada momento.
-          En tu blog creaste una sección a la que has llamado la Visibilidad emprendedora donde recoges los testimonios de distintas mujeres jóvenes que han decidido emprender. ¿De dónde surgió la idea?
Nació un poco de lo que veía con clientas que eran o querían ser emprendedoras y de mi propia necesidad. Quería visibilizar que hay muchas mujeres emprendiendo de muchas formas distintas para crear referentes que pudieran inspirar a otras mujeres en sus caminos, pero también crear un espacio donde reflexionar y compartir todas juntas para ver que lo que nos pasa también lo viven otras mujeres. Sin duda compartir con personas que te entienden y hablan el mismo idioma que tú es algo mágico. De aquí ha surgido el podcast, los encuentros entre emprendedoras y muchas cosas más que están por venir, es un proyecto que me ha regalado y enseñado muchísimo. En las entrevistas hay mujeres de todas las edades, en distintos momentos, con distintas profesiones, con situaciones familiares también distintas… pero todas comparten la pasión por su trabajo y los miedos y retos que supone emprender.
-          Munsa, muchas gracias por tu tiempo.
Gracias a ti Elena por querer escucharme y compartir este ratito juntas. Espero que mis respuestas sean de mucha ayuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes escribir lo que pienses, opines, etcétera sobre la correspondiente entrada pero siempre con respeto. Se borrarán los comentarios que sean ofensivos, difamatorios o spam y aquellos que quieran aprovechar este blog para publicitarse.